Algunas ideas para prepararnos para la conferencia de estaca

Las metas y los planes, nos ayudarán a lograr lo que queremos llegar hacer.  Al esforzarnos y ser diligentes en ellas por llegar a ser como nuestro Padre Celestial , y nuestro Salvador podremos conocer el potencial divino que tenemos como hijos de Dios

Las metas y los planes, nos ayudarán a lograr lo que queremos llegar hacer.  Al esforzarnos y ser diligentes en ellas por llegar a ser como nuestro Padre Celestial , y nuestro Salvador podremos conocer el potencial divino que tenemos como hijos de Dios; además estaremos edificando sobre la roca, la cual es Cristo, y cuando vengan las tempestades, vientos, granizos, no caeremos, ya que estaremos edificados en  un fundamento seguro.

Al pensar en la Conferencia General,  podemos recordar cuando el Rey Benjamin habló a su pueblo. En Mosiah 2:19 leemos:

Hermanos míos, todos los que os habéis congregado, vosotros que podéis oír las palabras que os declararé hoy; porque no os he mandado subir hasta aquí para tratar livianamente las palabras que os hable, sino para que me escuchéis, y abráis vuestros oídos para que podáis oír, y vuestros corazones para que podáis entender, y vuestras mentes para que los misterios de Dios sean desplegados a vuestra vista.

Al reflexionar en esa escritura, podemos aprender  5 cosas que debemos hacer para prepararnos para escuchar a nuestros líderes, y  entender lo que Dios quiere transmitirnos en esta próxima conferencia de estaca.

1) Escuchar

Escuchar es un verbo que hace referencia a prestar atención; en la guía de estudios para las escrituras hace referencia, no solo a prestar atención sino también a obedecer la voz y enseñanzas del Señor.

2) Abrir nuestros oídos

En DyC 21:4-5 leemos:

Por tanto, vosotros, es decir, la iglesia, daréis oído a todas sus palabras y mandamientos que os dará según los reciba, andando delante de mí con toda santidad; … porque recibiréis su palabra con toda fe y paciencia como si viniera de mi propia boca.

El Señor desea que abramos nuestros oídos, para poder sentir al Espíritu Santo enseñarnos. “Porque si hacéis estas cosas, las puertas del infierno no prevalecerán contra vosotros… “ (DyC 21:6) Tenemos la gran promesa de que al escuchar su palabra, seremos protegidos del enemigo y podremos actuar sobre los desafíos que tenemos en estos días.

3) “Y vuestros corazones para que podáis entender…”

El corazón es símbolo de la disposición y voluntad del hombre. Debemos tener disposición y voluntad al escuchar las palabras de sus siervos. Cuando Jesucristo oró al Padre en las Américas, “la multitud oyó y da testimonio; y se abrieron sus corazones, y comprendieron en sus corazones las palabras que él oró.” (3Nefi 19:9)
Al abrir nuestros corazones podremos  entender las palabras que nuestro Padre Celestial quiere transmitirnos a través de sus siervos.

4) “Y vuestras mentes para que los misterios de Dios sean desplegados a vuestra vista”

La facultad de la mente, nos permite aprender, entender, razonar. Si tenemos una mente abierta, El Señor nos dará su Espíritu, el cual iluminará nuestra mente y llenará nuestra alma de gozo (DyC 11:13) Y así podamos recibir los misterios de Dios, esas verdades espirituales que obtenemos por medio de la revelación.

5) Actuar

Cuando el Rey Benjamin, mandó a indagar a su pueblo si creían las palabras que les había hablado. Todos clamaron a una voz, diciendo:

Sí, creemos todas las palabras que nos has hablado; y además, sabemos de su certeza y verdad por el Espíritu del Señor Omnipotente, el cual ha efectuado un potente cambio en nosotros, o sea, en nuestros corazones, por lo que ya no tenemos más disposición a obrar mal, sino a hacer lo bueno continuamente

Ellos hicieron un convenio con Dios de hacer Su voluntad y ser obedientes a sus mandamientos. En esa ocasión no hubo ni un alma, salvo los niños pequeños, que no hubiesen hecho convenio y tomado sobre sí el nombre de Cristo. Después de hacer todas estas cosas, escuchar, abrir nuestros oídos, corazón y mente. Debemos aplicar esas palabras en nuestras vidas.  Demostramos esto, a través de nuestras obras.

Las metas y los planes, nos ayudarán a lograr lo que queremos llegar hacer.  Al esforzarnos y ser diligentes en ellas por llegar a ser como nuestro Padre Celestial , y nuestro Salvador podremos conocer el potencial divino que tenemos como hijos de Dios; además estaremos edificando sobre la roca, la cual es Cristo, y cuando vengan las tempestades, vientos, granizos, no caeremos, ya que estaremos edificados en  un fundamento seguro.

Sabrina Escobar

Sabrina Escobar

Corresponsal en Santiago de Estero, Argentina.
Sabrina Escobar

Comentarios

comentarios

Powered by Facebook Comments

Sabrina Escobar

Corresponsal en Santiago de Estero, Argentina.

Deja un comentario

Facebook

Get the Facebook Likebox Slider Pro for WordPress