Análisis del crecimiento de la Iglesia en Lima, Perú

(NOTA DEL EDITOR: Desde el momento de la publicación de este estudio en 2012 hasta el día de hoy la Iglesia en Perú ha tenido grandes hitos de crecimiento, incluida la organización de la estaca N° 100 del país por el élder D. Todd Christofferson en junio del 2014).

Traducción del artículo original “Analysis of LDS Growth in Lima, Peru” publicado originalmente en agosto de 2012 por el grupo de estudios Cumorah International LDS Resources. Es el primer estudio publicado de su clase que se enfoque en la capital peruana. Éste es el segundo de una serie de estudios que son traducidos por El Faro Mormón desde Cumorah en cuanto al crecimiento de la Iglesia en diferentes urbes de América Latina. El primer estudio fue sobre el crecimiento de la Iglesia en Santiago de Chile.

Por Matt Martinich, de Cumorah International LDS Resources
Traducido por Gabriela Parra (CV/YI)

Visión General

De acuerdo a un estudio conducido el 2012, el área Metropolitana de Lima cuenta con una población de 9,45 millones de personas repartidas entre las divisiones administrativas de Callao y las áreas urbanas de la Provincia de Lima, cerca de la ciudad. Además, es la cuarta ciudad más poblada de América del Sur después de Sao Paulo, Buenos Aires y Río de Janeiro. El área Metropolitana de Lima está compuesta por 50 distritos, uno de los cuales está inhabitado (Islas de San Lorenzo y el Frontón). A mediados de 2012, la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días contabilizó 40 estacas en el Área Lima; es decir, más estacas que en cualquier otra área metropolitana de América del Sur. Si consideramos que sólo a una estaca promedio asisten alrededor de 236.264 personas, esto equivaldría a casi una estaca por cada distrito de la ciudad.

Este estudio hace una revisión del crecimiento de la Iglesia en Lima, Perú, de acuerdo al crecimiento de las estacas, a la vez que entrega un análisis de los distritos según el alcance definido por la población en el radio de población en barrios y ramas SUD. Trata también de los logros, oportunidades, desafíos, y proyecciones de crecimiento. Una sección de crecimiento comparativo contrasta el crecimiento SUD en Lima con otras ciudades de Perú.

Crecimiento de Estacas

En 1970, la Iglesia organizó su primera estaca en Limatambo, Lima. Posteriormente, se organizaron más en Magdalena (1974), Central (1976), Independencia (1976), Callao (1979), San Juan (1979), San Martín (1979), San Felipe (1983), San Luis (1983), Palao (1984), Villa María (1985), Chorrillos (1988), Comas (1988), El Olivar (1988), Las Flores (1988), Las Palmeras (1988), Maranga (1988), Vitarte (1988), Canto Grande (1990), Chosica (1991), Tahuantinsuyo (1991), Villa Salvador (1992), Wiesse (1993), Santa Anita (1995), Carabayllo (1996), San Gabriel (1996), Surco (1996), Rimac (1996), Ventanilla (1996), La Molina (1997), Campoy (1997), Violetas (1997), Santa Isabel (1997), Puente Piedra (2003), El Trébol (2003), Condevilla (2009), La Libertad (2009), Magnolias (2009), Los Olivos (2009), Prolima (2009), y Chaclacayo (2011). Hasta la fecha, la Iglesia sólo ha descontinuado una estaca, a saber, la estaca Violetas Lima, Perú en 2003.

En 1970 no había más que una estaca en Lima. Para 1980 ya eran siete, 19 en 1990, 33 en 2000, 39 en 2010, y 40 a mediados de 2012.

Análisis de la Congregación SUD

A fines de 2001, había aproximadamente 260 congregaciones en el área metropolitana de Lima. El 2011, alrededor de 280 barrios y ramas. En la actualidad, un barrio o rama promedio sirve a sectores de 36.300 habitantes. De los 49 sectores habitados, la Iglesia tiene centros de reuniones de barrios o ramas en 44 de ellos. Sin embargo, el mayor impacto reside en La Punta (una unidad por cada 3.739 personas), La Perla (una unidad por 12.177), Carmen de la Legua Reynoso (una por cada 14.022), Santa Rosa (una para 15.399) e Independencia (una por cada 18.042 personas). El distrito con la mayor cantidad de barrios y ramas Santos de los Últimos Días es San Martín de Porres con 27 unidades en funciones. Los distritos de menos alcance, con al menos un barrio o rama incluyen San Borja (una unidad por 111.568 habitantes), Surquillo (una por 92.328), Breña (una por 79.456), Puebla Libre (una por 77.038) y Carabayllo (una para 66.990 personas). Para acceder al mapa que muestra las estadísticas de cada distrito según el nivel de alcance SUD en Lima, siga el siguiente vínculo.

Los 5 distritos sin barrios o ramas incluyen Pascusana (17.403), San Bartolo (7.008), Punta Hermosa (6.935), Punta Negra (6.878), y Santa María del Mar (1.220). Todas estos sectores se ubican a lo largo de la costa, en el área más al sur de la ciudad.

Logros

Templo de Lima Perú. | Foto: © 2005, Shawn Stuart, LDSChurchTemples.com
Templo de Lima Perú. | Foto: © 2005, Shawn Stuart, LDSChurchTemples.com

En todos los distritos que cuentan con el índice de Desarrollo Humano más alto, la Iglesia tiene una mayor llegada pese a que los estándares de vida más alto se suelen relacionar con una menor recepción al mensaje de los misioneros. Lima es una de las ciudades con mayor alcance SUD en Latinoamérica con al menos una unidad en funciones en todas sus distritos con excepción de 6. Una unidad promedio en el área metropolitana no alcanza a servir a 50.000 habitantes y la mayoría de la población reside a menos de un kilómetro de un centro de reuniones de la Iglesia. Sólo 9 distritos tienen un promedio de más de 40.000 personas por barrio o rama. Además, las congregaciones estás bien distribuidas a través de toda la ciudad con pequeñas variaciones en el nivel de alcance según la locación geográfica.

Esto se debe seguramente a la distribución equitativa de los recursos misionales en toda la ciudad, a las pequeñas variaciones en la llegada de la Iglesia entre distritos, o a una combinación de ambos factores.
Con 5 misiones en la ciudad, la Iglesia tiene una gran presencia misional en Lima. Cuatro de las cinco misiones en Lima prestan servicios a otras áreas del país, pero más de la mitad de los misioneros de estás misiones sirven dentro de los límites del área Lima. Solo unos pocos países en Latinoamérica muestran un nivel tan alto de autosuficiencia en los miembros locales de la misión dentro de su propio país como Perú. Debido a número estable y creciente de miembros peruanos sirviendo como misioneros, la Iglesia ha organizado más misiones en la última década.

Los líderes de la Iglesia han seguido organizando nuevos barrios y ramas en muchas estacas. Por ejemplo, el número de barrios en la Estaca Villa Salvador aumento de 6 a 10 en 2009. El constante aumento en el número de barrios en el norte de Lima llevó a la organización de estacas adicionales en el 2009. Por otra parte, en la última década se han consolidado barrios en el área central y en el área de Callao pese al poco o ningún crecimiento de la población en esos sectores.

Oportunidades

El liderazgo local de la Iglesia ha demostrado más estabilidad en Lima que en muchas de las más pobladas ciudades de América del Sur, evidenciado por la consolidación de congregaciones, el aumento en el número de unidades en la última década y la creación de ocho nuevas estacas desde el año 2003. Un liderazgo local más fuerte ofrece recursos de autosuficiencia que pueden llevar a cabo responsabilidades administrativas, satisfacer las necesidades de los miembros locales e implementar visiones estratégicas para la actividad misional.

La Iglesia cuenta con grandes oportunidades para establecer congregaciones adicionales en áreas de menos impacto en varios distritos. Muchas áreas de la ciudad tienen un alcance mínimo, con sólo una o dos congregaciones a pesar de contar con 50.000 o más habitantes. La Iglesia impacta de manera más profundo en ciudades peruanas más pequeñas. Por ejemplo, Ilo tiene una población de 58.600 habitantes y una estaca compuesta de 6 barrios y una rama; Moquegua tiene una población de 52.400 y una estaca compuesta por 6 barrios y 2 ramas, todas reunidas dentro de los límites de la ciudad; Puno cuenta con 120.000 habitantes y 2 estacas, 12 barrios, y 3 ramas; Sicuani tiene 42.600 habitantes, una estaca y 4 barrios ubicados en la ciudad; Cerro de Pasco tiene una población de 66.900, una estaca con 7 barrios y una rama dentro de la ciudad; mientras que Huacho tiene una población de 54.000 habitantes y una estaca con 6 barrios en la ciudad. La organización de nuevas ramas y barrios independientes toma tiempo, ya que requiere la aprobación de lideres locales, regionales e internacionales, incluyendo a la Primera Presidencia de la Iglesia.

Además, la organización de barrios y ramas requiere de cantidad de miembros en un área determinada a fin alcanzar los estándares mínimos que los hagan calificar para que una unidad entre en funciones. Con el paso del tiempo, dichos estándares han ido cambiando. Hace diez años, una rama podía organizarse con solo 2 familias miembro y un hombre adulto que poseyera el Sacerdocio de Melquisedec o que fuera poseedor del Sacerdocio Aarónico [2]. En los últimos años, misioneros de otros países latinoamericanos informaron que al menos 6 poseedores del sacerdocio, dignos pagadores de diezmo deben residir dentro del área determinada para tener la aprobación de convertirse en una rama. Los líderes de la Iglesia han establecido estándares más altos con el objetivo de lograr más autosuficiencia en cada congregación, reduciendo así la probabilidad de que nuevas congregaciones dejen de funcionar o se fusionen con unidades cercanas. Estos estándares más altos pueden disuadir a mismos de establecer nuevas congregaciones debido al largo y muchas veces frustrante proceso simultáneo de reestablecer límites de barrios y ramas, encontrar potenciales líderes, retener miembros activos, reactivar grandes cantidades de miembros inactivos y de encontrar, enseñar, bautizar y retener nuevos conversos.

La organización de unidades dependientes ofrece un excelente método, rápido y efectivo para evitar la frustración de meses o incluso años requeridos para recibir la aprobación de crear nuevas congregaciones, a la vez que reduce el riesgo que conlleva la organización prematura de una unidad independiente. Las unidades dependientes generalmente pueden empezar a operar en cuestión de semanas o un par de meses y solamente se requiere de la aprobación de líderes locales o regionales en algunos casos. En caso de no contar con otro lugar, los grupos más pequeños suelen reunirse en lugares arrendados o en el hogar de un miembro.

Desafíos

Durante la última década, la Iglesia ha experimentado una disminución en el número de barrios y ramas en varias estacas. Una de las principales razones del estancamiento en la organización de nuevas estacas en los últimos 10 años serían los escasos esfuerzos realizados en pos de la consolidación de la Iglesia. Esto se habría visto en que pocas estacas han experimentado crecimiento en sus congregaciones, al punto de tener que ser divididas. Debido a la organización de sólo unas pocas docenas de nuevos barrios y ramas y al hecho de que otra docena de barrios y ramas han cesado sus funciones, el número total de unidades en el área Lima ha tenido un aumento menor desde el año 2000.

La organización y consolidación de algunas unidades son atribuidas a la reubicación de miembros en otras áreas de la ciudad, resultando en el incremento de la asistencia en algunas unidades y la disminución en otras. Las bajas estadísticas de actividad de los miembros también suponen un serio problema ya que los miembros activos representan una pequeña minoría en los registros de la Iglesia. La poca actividad de los miembros llevaron al cierre de la Estaca Las Violetas; la única estaca que la Iglesia a cerrado en Lima hasta la fecha. Actualmente, varias estacas funcionan con el número mínimo de barrios requeridos. Cualquier futura creación y organización de nuevas unidades podría requerir el cierre de más estacas.

Las 5 áreas de la ciudad con el menor número de habitantes que no cuentan con unidades, se encuentran entre los sectores más remotos y rurales. Cuatro de estas cinco cuentan con menos de 10.000 habitantes. En consecuencia, establecer grupos o ramas en estos lugares puede considerarse poco práctico debido a la escasa población en comparación con distritos con menos llegadas en sectores más poblados que ya cuentan con al menos una unidad. Sin embargo, es probable que un gran número de Santos de los Últimos Días resida en ellos.

En 2011, 1 de cada 58 peruanos se denominaba SUD. Si está proporción fuera la misma en lugares con menos presencia de la Iglesia, habría 248 miembros en Pucusana, 121 en San Bartolo, 120 en Punta Hermosa, 119 en Punta Negra, y 21 en Santa María del Mar. Es muy poco probable que el porcentaje de miembros en estos 5 sectores con menos presencia de la Iglesia vaya a la par con el porcentaje de miembros en el plano nacional, pero el casi el 2% de peruanos en los registros de la Iglesia sugiere que probablemente hay varios Santos de los Últimos Días en estos sectores que podrían ser reactivados si se estableciera un grupo o rama cerca de sus hogares.

Crecimiento Comparativo

Aunque en el 2012 Lima fuera clasificada como la cuarta ciudad más poblada de América del Sur, se calificó como la ciudad con más estacas y congregaciones en esta parte del continente. Sin embargo, Lima es la tercera ciudad de Perú (después de Ica y Sullana) con menos alcance de la Iglesia entre otras 21 ciudades con más de 100.000 habitantes. Empleando los totales más recientes de población y unidades SUD ordenados por la cantidad de habitantes, la congregación de asistencia promedio es de 36.600 en Lima, 18.200 en Arequipa, 17.500 en Trujillo, 16.400 en Chiclayo, 18.900 en Piura, 16.100 en Iquitos, 26.800 en Cuzco, 17.600 en Chimbote, 23.100 en Huancayo, 34.100 en Pucalla, 14.300 en Tacna, 36.600 en Ica, 30.100 en Juliaca, 36.400 en Sullana, 27.100 en Cajamarca, 25.600 en Chincha Alta, 30.200 en Ayacucho, 10.700 en Huanuco, 8.000 en Puno, 29.300 en Tarapoto, y 25.200 en Huaraz. Las congregaciones de varias ciudades con menos de 100.000 habitantes operan para menos de 10.000 personas por unidad.

Proyecciones a Futuro

La membresía constante y el crecimiento congregacional de las últimas dos décadas y el aumento de misioneros de tiempo completo llamados a servir en Lima sugieren que establecimiento de más barrios y ramas es probable en un futuro cercano. Dentro de los próximos diez años, la Iglesia podría establecer su primera congregación en Pucusana y otros sectores en el extremo sur del país. La poca actividad y la falta de retención de conversos sugieren que la Iglesia lograría pocos avances en la organización de nuevas unidades a un ritmo que sobrepase el fuerte crecimiento de la población. No obstante, es probable que los sectores más poblados y con menos llegada de la Iglesia tengan más unidades organizadas. Varias estacas parecen estar cerca de dividirse, Canto Grande (10 barrios), La Molina (10 barrios), y Villa Salvador (11 barrios). La Iglesia podría necesitar descontinuar algunas estacas en el centro y norte de la ciudad que cuentan con sólo cinco o seis barrios si no se organizan nuevas unidades y congregaciones se descontinúan.

Gabriela Parra

Traductora. Estudiante de Pedagogía en Inglés, Universidad Mayor. Vive en Santiago.

Comentarios

comentarios

Powered by Facebook Comments

Gabriela Parra

Traductora. Estudiante de Pedagogía en Inglés, Universidad Mayor. Vive en Santiago.

6 comentarios sobre “Análisis del crecimiento de la Iglesia en Lima, Perú

Deja un comentario

Facebook

Get the Facebook Likebox Slider Pro for WordPress