Aumentando en belleza y fuerza: Se organizan las dos primeras estacas en Camboya

Fuente: Élder Paul Sullivan (misionero de asuntos públicos en el área Asia) para LDS Church News.

[Prensa LDS Church News]- Hace 20 años, Phal Mao ayudó en la búsqueda de un herrero que pudiera construir la primera pila bautismal para La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días en Camboya. El 9 de mayo de 1994, Phal fue bautizada en la recién construida pila, siendo la primera conversa nativa del país. Desde entonces, la construcción y el crecimiento de la Iglesia en Camboya sólo han ido en aumento.

El 25 de mayo, Camboya logró un hito con la creación de las Estacas Phnom Penh Camboya Norte y Phnom Penh Camboya Sur, las primeras estacas del país. La creación de estas estacas fue oficiada por el Elder Gerrit W. Gong del Quórum de los Setenta y el Presidente del Área Asia, y el Elder Randy D. Funk del Segundo Quórum de los Setenta y segundo Consejero de la Presidencia del Área Asia.

Esta es la segunda vez en la historia de la Iglesia en que las dos primeras estacas de un país son creadas en el mismo día.

Eng Bun Houch, presidente de una de la estaca Phnom Penh Camboya Norte, compartió su gran testimonio con las siguientes palabras: “Cuando se recibieron las llaves del sacerdocio para la obra del Señor en Camboya, se me llenaron los ojos de lágrimas… Invito a todos los miembros a sostenerse con fuerza de las estacas de Sión con el fin de permanecer protegidos y encontrar la dulce felicidad familiar”.

“Es maravilloso ver el crecimiento de la Iglesia en esta tierra,” dijo el Presidente Uk Sophal, presidente de la estaca Phnom Penh Camboya Sur. “El Señor nos ama y nos bendice grandemente. Sé que si somos obedientes y tenemos fe, Él continuará bendiciendo a este país”.

El Presidente de la Misión Camboya Phnom Penh, David C. Moon dijo: “El evangelio de Jesucristo trae luz y verdad adicional a las vidas de todos aquellos que lo escuchan y reciben – bendiciendo no solo a las personas, sino que también a las comunidades en las que viven”.

En esta histórica ocasión, asistieron cuatro de los cinco antiguos presidentes de la misión Camboya y sus esposas. Eso sin mencionar que los centros de estacas Norte y Sur estaban llenos, con una asistencia total de 1.237 Santos.

El crecimiento de la Iglesia en Camboya también puede verse a un nivel individual. Una miembro de la Iglesia, Sokhon Theary, está motivada por un fuerte deseo de construir un mejor futuro para sus cinco hijos. Su meta de poder leer a sus hijos en su idioma nativo la hizo trabajar duro y sacrificar mucho de sus escasos ingresos en transporte para asistir y graduarse de un programa de literatura organizado por su presidente de rama, Sam Sopham. “Descubrí que amo aprender” dijo Sokhon. Ahora, está buscando una formación complementaria con la ayuda del Fondo Perpetuo para la Educación de la Iglesia. Esto le permitirá mejorar grandemente la calidad de vida de su familia.

A la edad de siete, Chu Chanthy vio a sus padres por última vez cuando eran llevados a trabajar en los que más tarde se llamó “campos de exterminio”. A pesar de que sufrió y tuvo que luchar por muchos años, recientemente encontró una fe renovada por la restauración del evangelio de Jesucristo. En su pared está la foto del Templo de Manila, Filipinas. Con lágrimas en los ojos, compartió: “Aunque no tuve la oportunidad de servir a mis padres mientras estaban en la tierra, me estoy preparando para servirles a través de las ordenanzas del templo a fin de que todos podamos vivir juntos en el cielo”.

El aporte de la Iglesia a la comunidad se extiende más allá de los miembros de la iglesia. Durante la desastrosa inundación a finales del año pasado, un grupo de líderes de la Iglesia trabajaron con el Ministro de Religiones, H.E. Mr. Min Khin; el gobernador de Siem Reap, H.E. Mr. Khim Bun Song; y la Asociación Vietnamita de Camboya, para entregar arroz, aceite, salsa de pescado y fideos a varias comunidades afectadas. Un gran número de familias no miembros recibió ayuda, además de las más de 600 familias miembros que fueron ayudadas.

Con más de 12.450 miembros en este país de 15 millones de habitantes, la presencia de la Iglesia se está sintiendo cada vez más. Las donaciones Santos de los Últimos Días, han financiado 195 proyectos desde el 2000. Proyectos que van desde purificar agua y limpieza hasta vacunas y sillas de ruedas. En proyectos de producción de comida, se ha logrado un gran crecimiento con cosechas de arroz que se duplicaron después de intervención y capacitación.

Hace poco, 100 jóvenes adultos solteros SUD se unieron a otros 1000 jóvenes Camboyanos en el proyecto “Juventud Construye”. Ahora treinta familias sin hogar se mudaran a nuevas casas, meses antes de lo planeado. Un miembro de la Iglesia que participó, Roth Vanna, misionero retornado, dijo, “Fue muy divertido trabajar con tantas personas diferentes y poder conocerlos. No tuve problemas en compartir con ellos quien soy y lo que creo que es importante en la vida”.

Como Santos justos, siguen practicando su fe, y además con las llaves del sacerdocio en las estacas usadas activamente en Camboya, se está cumpliendo la promesa y mandato del Señor encontrados en las escrituras: “Porque Sión debe aumentar en belleza y santidad; sus fronteras se han de ensanchar; deben fortalecerse sus estacas” (Doctrinas y Convenios 82:14).

Fotografía: LDS Church News

Gabriela Parra

Traductora. Estudiante de Pedagogía en Inglés, Universidad Mayor. Vive en Santiago.

Comentarios

comentarios

Powered by Facebook Comments

Gabriela Parra

Traductora. Estudiante de Pedagogía en Inglés, Universidad Mayor. Vive en Santiago.

A %d blogueros les gusta esto: