Cómo enseñar a los hijos acerca de (*grito ahogado*) pornografía

CR/GG

Artículo Original publicado en Deseret News por April Perry

(Nota del editor Original): A pesar de que estudios resientes sugieren que un número creciente de hombres y mujeres encuentran aceptable la pornografía, en Motherhood Matters (La Maternidad Importa), estamos completamente en desacuerdo.

De hecho, creemos que es la responsabilidad de cada madre deliberada proteger a sus hijos de cualquier contenido que sea de naturaleza pornográfica. Muchos de los miembros de nuestra comunidad pueden haber leído un artículo circulando en Facebook de dailymail.co.uk acerca de la pornografía online, y estamos agradecidos de poder ofrecer el siguiente post de Melody Harrison Bergman como un punto de partida para ayudarnos a hablar con nuestros hijos de un tema tan importante.

 ¿Por qué es que podemos decir cosas a nuestros hijos como, “No le pegues a tu hermano”, o “Si tocas el horno, te quemará”, o “¡Dile no a las drogas¡” 5 millones de veces, pero cuando se refiere a sexo y/o pornografía- ¡aj!- pensamos que podemos tener una conversación, felicitarnos a nosotros mismos yendo en nuestro camino feliz? Un colega una vez me preguntó esto, y pensé… sabes, ¡tiene razón!

Quizás algunos de nosotros no piensan que tenemos que hablar para nada acerca de eso. OK, así que el porno está allá afuera en algún lugar, ¿cierto? Pero no en nuestra casa.

¡Pausa!

Primero que todo, no pongan mucha fe en ese filtro de internet “probado y verificado”. Concientizar a su hijo es mejor (y más barato) que instalar un millón de filtros de internet. Y más allá de eso, ¿estás seguro de que quieres que sea  Tomacito de la plaza  el que le enseñe a tus hijos acerca del porno? ¿Qué tal los otros niños en el bus? El hecho es que, si no tomamos estos asuntos en nuestras propias manos, eso es lo que pasa.

Por qué es que la pornografía es un tema tan intimidante… de todos modos. Pienso que se debe a que asumimos que si empezamos a enseñar a nuestros niños algo acerca del tema, entonces tendremos que enseñarles todo. Pero en verdad ese no es el caso. No tenemos que complicar mucho las cosas. Por ejemplo, simplemente enseñar a una niñita acerca de la modestia es un gran fundamente contra la pornografía en el largo plazo.

Cuando estamos enseñando a los niños, tenemos que volver a lo básico:

1. Generar confianza. Si queremos que nuestros niños nos hagan preguntas cuando son adolescentes, no podemos esperar hasta que sean adolescentes y esperar ser sus mejores amigos. Necesitamos emplear tiempo aprendiendo a amarlos, estando interesados en ellos como individuos y estar involucrados en sus vidas mucho antes de eso. Si establecemos un patrón de comunicación confortable y abierta, temprano en la vida, entonces estará ya en pie si o cuando nuestros hijos nos necesiten, ya sea que tengan 7 o 17. Cuando el tiempo venga en que se encuentren con el porno- y lo harán- estaremos ahí.

2. Hablar de todo. Cuando estaba creciendo, mis padres tenían una política de puerta abierta, y siempre he estado agradecida por eso. Ahora que soy mayor, mi madre me ha contado que a veces mis hermanos y yo les decíamos cosas, asentían con la cabeza como si nada, hablaban con nosotros acerca de eso, y luego de irnos, se quedaban con la boca abierta y decían, “¡BUAH! ¿Puedes creer lo que pasó recién?” Estoy tan agradecida de que hicieran eso tras puertas cerradas, porque siempre me sentí bien abriéndome acerca de todo y cualquier cosa cerca de ellos.

Si tratamos el sexo como un tema vergonzoso y secreto, entonces nuestros hijos no se sentirán cómodos hablándonos acerca de ello. En vez de eso, irán a donde se sientan cómodos: a sus amigos.  No estoy diciendo que pasemos por alto el comportamiento sexual que  no va de acuerdo con nuestro sistema de valores.

Más bien, tenemos que decider quién queremos que les enseñe valores: padres o amigos. Si su hijo les pregunta acerca del porno o les dice que han visto algo inapropiado, ¿se espantarán? Si lo hacen, ¿qué les enseña eso a ellos? Si queremos que ellos se acerquen a nosotros, necesitamos crear un lugar seguro para ellos.

3. Enseñarles a respetar a otros. Seamos honestos. En su núcleo, la pornografía es acerca de falta de respeto. Convierte a los hombres y mujeres en objetos de dos dimensiones para ser codiciados. Simplemente enseñar a los hijos principios básicos acerca de amar a otros y tratar a la gente con respetos les ayudará a construir un entendimiento de lo que se siente tener una relación normal y saludable.

Si ellos crecen con éste precedente, entonces cuando ellos se encuentren con algo- gráfico y qizás violento- lo reconocerán, y probablemente les provocará repulsión en vez de atraerlos. No tienen que decirle a un niño de 5 años, “La pornografía es gráfica y violenta y nos enseña a faltarnos el respeto, así que no vemos pornografía”.

En vez de eso, trate esto: “¿Nos herimos unos a otros por diversión?” No. “¿Es gracioso o agradable ver a otras personas hacerse daño unas a otras?” No. O si realmente quieren ser directos: “¿Qué pasa si alguien trata de mostrarte una película que es wákala o imágenes de personas haciéndose daño unas a otras? ¿Deberías ver eso?” ¡No!

No tenemos que ir a los detalles escabrosos para preparar a nuestros hijos para lo que está allá afuera. Son tan puros e inocentes. Cuando son jóvenes, no es complicado para ellos. Herir. Falta de respeto. Wákala. Estas son palabras lo suficientemente fuertes para los hijos. Las usamos cada día para enseñarles otras cosas. ¿Por qué no usarlas para comenzar a construir un refugio contra algo tan serio como el porno?

4. Inculcar la modestia. Apuesto a que lo están haciendo de todos modos, pero han pensado que también están enseñando una lección que prevendrá que sus hijos se introduzcan en el porno. Enseñamos a nuestras niñitas a que no se levanten la falda  o muestren su ropa interior. Le enseñamos a nuestros hijos a mantener sus camisas abajo y a no mostrar su ombligo en público. Si en verdad estamos pensando a futuro, incluso le enseñamos a nuestros hijos a no dejar que nadie les toque en los lugares que cubre su ropa interior.

Todas estas cosas juntas envían un mensaje claro: respeta el cuerpo, especialmente esas partes especiales. Todos hemos escuchado que las “acciones hablan más fuerte que las palabras”, pero en este caso, argüiría que las acciones y las palabras hablan aún más fuerte juntas.

Así que cuando estemos enseñando a nuestros hijos a no mirarse el uno al otro, por qué  no añadirle el “por qué” y estirar esa enseñanza un poco más lejos: “Gavin, por favor bájate la camisa. No mostramos nuestros cuerpos a extraños. Tu cuerpo es especial”, o “Lucy, por favor mantén tu falda abajo. Tu falda cubre partes especiales que no se supone que otros vean”. Si estas lecciones son inculcadas en nuestros niños, quizás les vengan a la mente cuando vean estas “partes especiales” mostradas en una manera no muy modesta y pornográfica.

Quizás piensan que estoy loca, que estoy exagerando, que el porno es una cosa mala, pero no es realmente en todas partes. Quizás estén pensando-como alguna vez lo hice yo- que solo deberán mantener un filtro en su computador y buenos amigos alrededor de sus niños, y que ellos nunca se tropezarán con tales cosas.

En realidad, un estudio nacional mostró recientemente que el niño promedio es introducido a la pornografía a los 11 años. Tan jóvenes.

En el mundo en que vivimos, ya no es un asunto de SI, es un asunto de CUÁNDO. Así que si están preocupados de que traerán algo a colación muy pronto- que harán que sus niños se vuelvan curiosos y los llevarán a buscar algo con lo que no se cruzarían naturalmente- no lo hagan. Si queremos ser su primer contacto con el tema, necesitamos ser proactivos.

Así que tomen un respiro hondo, ¡Mamá! Estamos detrás de ustedes. Cuando terminen siendo la primera línea de defensa, estarán agradecidas de haberlo hecho.

PREGUNTA: Obviamente esta es una pregunta personal que necesitarás contestar en tu propia mente, pero ¿cuándo fue la última vez que te encontraste con pornografía- ya sea intencional o accidentalmente?¿Cómo te sentiste cuando eso sucedió? ¿Qué piensas que es la mejor manera acerca de la pornografía?

DESAFÍO: Pon una meta de hablar a tus hijos acerca de la modestia y/o respetar nuestros cuerpos en algún momento esta semana. Establecer este tipo de patrones de pensamiento puede  llevar un largo camino contra la pornografía.

 

Comentarios

comentarios

Powered by Facebook Comments

A %d blogueros les gusta esto: