Elder Ballard dice: ‘Las mujeres son esenciales en la obra del Señor’

Por Marianne Holman
de LDS Church News

Traducido por Margarita Espinoza L.

Las mujeres son parte integral de la gestión y el trabajo en la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos días, dijo el Elder M. Russell Ballard del quórum de los doce, durante un devocional realizado en el Centro Marriott en la Universidad Brigham Young, el martes.   Este año marca aniversario número 91º de la Conferencia General, que típicamente reúne a más de 20.000 personas  de todo el mundo en el campus de la universidad.

‘La esfera de influencia de una mujer es una esfera única, una que no puede ser duplicada por un hombre’, dijo Elder Ballard.

Por esta razón, las mujeres tienen una importante responsabilidad en fortalecer el Reino de Dios en la tierra.

Elder Ballard compartió 5 puntos clave en relación con las mujeres y su rol fundamental en la construcción de la Iglesia.

1.- Ambos, hombres y mujeres son hijos e hijas espirituales de un amoroso Padre Celestial quien ha creado un plan para todos aquellos que decidan volver a Él.   Una parte importante y eterna de ese plan, es el género.

‘Casi todos tienen familia o amigos que han sido atrapados por diversos e inquietantes problemas sociales contemporáneos,’ dijo.   ‘La discusión acerca de estos problemas, generalmente no trae ninguna resolución y, de hecho, puede crear contención.   Hay algunas preguntas acerca de la posición de la Iglesia respecto a temas sensibles que son difíciles de responder a satisfacción de todos.   Sin embargo, cuando buscamos al Señor en oración sobre cómo sentir y qué hacer en esas situaciones, la impresión viene: ¿Crees en Jesucristo y lo sigues a Él y al Padre?

Es centrándose en la creencia en el Señor que brindaremos consuelo y aliento a las personas mientras avanzan en lo que se les pide que hagan.

‘Cuando todo está dicho y hecho, cada uno de nosotros tiene el privilegio de elegir entre creer o no que Dios es nuestro Padre, que Jesús es el Cristo y que han diseñado un plan para ayudarnos a volver a casa con ellos.   Esto, por supuesto, requiere fe, que es el primer principio del Evangelio,’ dijo él.

2.- La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos días, y su gobierno por y a través de la autoridad y las llaves del sacerdocio.   Todo hombre y mujer sirve bajo la dirección de aquellos que tienen las llaves, pero el poder del sacerdocio está disponible para todos.   Esta es la forma en que el Señor gobierna su Iglesia, dijo él.

Repitiendo algunos de sus dichos durante la conferencia general en Abril de este año, Elder Ballard dijo que aunque los hombres tienen una responsabilidad única de administrar el sacerdocio, ellos no son el sacerdocio.

‘Hombres y mujeres tienen diferentes roles, pero equivalentes.   Tan simple como que una mujer no puede concebir un hijo sin un hombre, un hombre no puede ejercitar completamente el poder del sacerdocio para establecer una familia eterna, sin una mujer… ¿Por qué los hombres son ordenados a oficios del sacerdocio y no las mujeres? Preguntó, luego explicó que cuando todo está dicho y hecho, el Señor no ha revelado por qué ha organizado la Iglesia del modo que lo ha hecho.

‘No nos olvidemos que aproximadamente la mitad de toda la enseñanza que se da en la Iglesia, es hecha por las hermanas,’ dijo él.   ‘Gran parte del liderazgo proviene de nuestras hermanas’.   ‘Muchas oportunidades de servicio y actividades, son planeadas y dirigidas por las mujeres.   El consejo y otras participaciones de las mujeres en los consejos de barrios y estacas, y en los consejos generales en la sede de la Iglesia, proporcionan la visión, sabiduría y balance necesarios.’

3.- Hombres y mujeres son iguales ante los ojos de Dios y ante los ojos de la Iglesia, pero iguales no significan lo mismo.

‘Hombres y mujeres tienen dones diferentes, distintas fortalezas, diversos puntos de vista e inclinaciones,’ dijo él.   ‘Que es una de las razones fundamentales por qué nos necesitamos el uno al otro.   Se necesita un hombre y una mujer para crear una familia, y se necesita un hombre y una mujer para llevar a cabo la obra del Señor en la Iglesia.’

4.- Cuando hombres y mujeres van al templo ambos están dotados con el mismo poder, que es por definición el poder del sacerdocio.   El acceso al poder y las bendiciones del sacerdocio está disponible para todos los hijos de Dios, dijo.

Las bendiciones del sacerdocio no están limitadas solo para los hombres, están disponibles para todos aquellos que entran a las aguas del bautismo y después reciben su investidura en el templo.   Todos aquellos que entran a la casa del Señor ofician en las ordenanzas del sacerdocio.   Esto se aplica a hombres y mujeres por igual,’ dijo.

5.- El mundo necesita mujeres de la Iglesia, quienes conozcan la doctrina de Cristo y quienes pueden soportar el testimonio de las verdades del evangelio.

Todos – mujeres, hombres, jóvenes adultos, juventud, jovencitos y jovencitas – tienen al Señor y Su Iglesia para defender, proteger y predicar en todo el mundo, dijo Elder Ballard.   Se necesitan más voces influyentes de fe que hagan la diferencia – solo las mujeres pueden mostrar al mundo cómo se ven y lo que creen las mujeres de Dios que han hecho convenios.

‘Ninguno de nosotros puede darse el lujo de pararse y mirar que los propósitos de Dios sean disminuidos y dejados de lado,’ dijo él.   ‘Invito particularmente a ustedes, hermanas aquí y en toda la Iglesia a buscar la guía del cielo para saber qué pueden hacer para dejar que su testimonio y voz de fe sea oída.’

Comentarios

comentarios

Powered by Facebook Comments

A %d blogueros les gusta esto: