Historiadores discuten alcance mundial del Mormonismo

El presidente Uchtdorf se dirigió en el simposio acerca de la importancia de la historia.

Fuente: LDS Newsroom
Traducción por Camila Vargas

SALT LAKE CITY — Un grupo de expertos en la historia de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días se reunió en Utah en ocasión del 8vo Simposio de Historia de la Iglesia. El evento de dos días, intitulado “La Iglesia Mundial: El alcance global del Mormonismo”, se llevó a cabo los días 6 y 7 de marzo en la Universidad Brigham Young de Provo y en el Centro de Conferencias de Salt Lake City. Los oradores se refirieron al crecimiento e impacto de la Iglesia fuera de los Estados Unidos, país en el que fue establecida hace aproximadamente 184 años, el 6 de abril de 1830.

El viernes en la mañana, en el discurso de apertura, el Presidente Dieter F. Uchtdorf, segundo consejero de la Primera Presidencia, dijo a los asistentes que estaba agradecido de tener la oportunidad de participar en el simposio: “Siento un interés personal al respecto y que el mantenernos al tanto de las lecciones aprendidas a lo largo de la historia nos permitirá emular lo mejor de la humanidad a la vez que puede ayudarnos a evitar lo peor de la misma”.

El presidente Uchtdorf usó la metáfora de una hoja de árbol para describir nuestra visión humana: “Una de las debilidades que tenemos como mortales es asumir que nuestra ‘hoja’ es lo único que existe –que nuestra experiencia abarca la de los demás, que nuestra verdad es completa y universal. La historia no sólo enseña acerca de las hojas, sino que también de las ramas, el tronco y las raíces de la vida”.

Además, compartió su experiencia de cómo fue crecer en la Iglesia en Alemania; por ejemplo, cuando ayudaba con el fuelle para abastecer de aire un órgano de tubos en una pequeña rama de la Iglesia en Zwickau, al este del país. Al tiempo después, se fue a vivir a Frankfurt con su familia.

“Han pasado ya casi siete décadas desde que ese pequeño se sentó detrás del órgano tratando de producir el aire suficiente para que la congregación pudiera oír la hermosa música. He visto la hoja, las ramas, el tronco y las raíces de la Iglesia; y a pesar de que externamente ésta pueda parecer distinta en varias áreas del mundo, puedo afirmar que el espíritu y la esencia son los mismos adonde quiera que se vaya”.

“De pequeñas semillas, crecen grandes árboles. El Señor puede obrar milagros en nuestras vidas aun partiendo desde inicios humildes”. Citó los pueblos en los que Jesús y José Smith fueron criados de la siguiente manera: “De estos dos lugares poco probables y poco respetados (Nazaret y Palmyra), emergieron dos figuras que llegarían a cambiar el mundo”.

Compartió que hay una falta de fe en general que él mismo vivió al no creer que llegaría a vivir para para ver un templo en Alemania del este. En junio de 1985, el presidente Gordon B. Hinckley dedicó el Templo de Freiberg al este de Alemania como una casa del Señor, siendo el primer templo en ser construido al otro lado del Muro de Berlín.

“El reino de Dios seguirá creciendo. En el mundo actual, buscamos a los sabios, adinerados y populares. Honramos sus opiniones y seguimos sus investigaciones”. Sin embargo, el presidente Uchtdorf explicó que Dios nos enseña a no poner nuestra confianza en la sabiduría del mundo. “Dios ve infinitamente más de lo que vemos nosotros”.

Enfatizó que “el Evangelio de Jesucristo no sólo contiene toda la verdad, sino que también se especializa en el conocimiento que nos será más valioso en esta vida y en las eternidades por venir”. “Uno de los aspectos más fascinantes de esta experiencia mortal es que hay tanto que aprender ¿Cómo no va a ser un sentimiento extraordinario el pertenecer a una iglesia que no se limita únicamente a acoger la verdad (sin importar la fuente) sino que además enseña que hay mucho más por venir? Que Dios ‘revelará muchos, grandes e importantes asuntos pertenecientes al reino de Dios’ (Artículos de Fe 1:9)”.

Continuó expresando que “Dios es bueno fiel y lleva a cabo su obra en maneras que en ocasiones nuestro entendimiento mortal no logra comprehender. Pide que tengamos un poco de fe, un poco de paciencia y que creamos. Nos pide que Lo busquemos y que creamos en Su palabra”.

El segundo consejero de la Primera Presidencia elogió a la audiencia por sus esfuerzos de mantener una historia de la Iglesia y por animar a otros a conservar un registro de sus vidas y de sus familias, añadiendo que “hay una razón por la cual es de gran importancia para la obra del Señor y Su Iglesia”.

Concluyó expresando: “Entendemos que nuestro conocimiento es un trabajo en proceso, que la hoja que tenemos en frente es sólo una foto microscópica, una parte del infinitamente vasto bosque de fascinante conocimiento”.

El jueves, los expertos en historia de la Iglesia se reunieron en el campus de la BYU para escuchar presentaciones acerca del crecimiento global de la Iglesia y de los esfuerzos para descentralizar la preservación de la historia. Cerca de 200 miembros de la Iglesia están trabajando alrededor del mundo para preservar los registros de los Santos de los Últimos Días en sus regiones. Quince centros de registros se hallan operativos en edificios pertenecientes a la Iglesia en el mundo, a la vez que otras instalaciones están siendo construidas.

En la tarde, el Doctor Terryl Givens, autor y profesor de literatura y religión en la Universidad de Richmond, ofreció el discurso inaugural en BYU. En él recalcó que la membresía de la Iglesia está creciendo en muchos lugares al punto de que la mayoría de sus miembros “quizás nunca lleguen a saber cómo es entrar al Tabernáculo o asistir a una reunión de Scouts en Billings o pasar una semana en el PFJ de Provo”, agregando que Sión ya no es un lugar en específico mas cualquier área en la que residan los Santos.

Comentarios

comentarios

Powered by Facebook Comments

A %d blogueros les gusta esto: