Líder evangélico dice tener más similitudes que diferencias con los Mormones

Por Joseph Walker, Deseret News
Traducción por Camila Vargas

OREM, Utah– El día viernes, uno de los líderes académicos evangélicos de Estados Unidos se dirigió a cerca de 2000 jóvenes mormones en la Universidad del Valle de Utah (UVU). Haciendo uso de una palabra hebrea de un texto del Antiguo Testamento, expresó que su fe y la de los asistentes, aun llevando años de discrepancias en aspectos doctrinales, “necesitan encontrar el modo de trabajar en conjunto”, de hallar el “shalom” o la paz.

“Dios nos ha puesto en el mundo, en esta nación, y nos llama a buscar el shalóm juntos”, éstas fueron las palabras del Doctor Richard J. Mouw, presidente emérito del Seminario Teológico Fuller y reconocido autor de libros como Uncommon Decency: Christian Civility in an Uncivil World.

En el Instituto de Religión SUD de la UVU, Mouw manifestó: “Los evangélicos y mormones tienen mucho que conversar y mucho que compartir acerca de la esperanza que reside en cada uno de nosotros. Necesitamos trabajar juntos, aprender el uno del otro y dar testimonio de la esperanza que brilla en nosotros”.

Según él, esa esperanza emana de las creencias que los cristianos evangélicos tienen en común con los miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los últimos Días, sobre todo su creencia compartida en “el poder redentor de Jesucristo”.
Afirma que “eso es importante para ellos porque tenemos muchos desacuerdos”, entre los que se hallan un gran número de asuntos doctrinales que pueden causar problemas en las discusiones entre evangélicos y mormones, como por ejemplo la Trinidad, la naturaleza de Dios y la relación de los seres humanos con Dios.

“Es sobre esos temas que debemos conversar. Pero es importante para nosotros hablar de ellos ya que estamos aferrados al Salvador. Si cada uno de nosotros está cantando “Give me Jesus” (algo así como “dame Jesús”, que hace referencia a una hermosa canción de góspel previamente presentada en el programa por el coro SUD del Orem Institute), todas esas diferencias se disiparán en curiosidades académicas que probablemente no son importantes si los comparamos con nuestro deseo de trabajar en conjunto por la causa de la rectitud”, dijo Mouw al público, que contaba con la presencia de autoridades SUD (el Élder L. Whitney Clayton de la Presidencia de los Setenta y el Élder Steven J. Lund del Quórum de los Setenta) además de una gran cantidad de pastores locales, entre los que destaca el Pastor Greg Johnson de los cleros Standing Together.

Por más de diez años, Mouw ha tratado esta temática, la de las diferencias y rasgos en común, con un grupo de eruditos tanto evangélicos como SUD, quienes se reúnen con frecuencia para compartir, investigar y considerar diversas perspectivas teológicas. Una de las cosas que cree haber aprendido durante estos años es que “hay más similitudes de las que nos dimos cuenta mientras conversábamos acerca de Jesucristo y su obra expiatoria”.

Por ejemplo, confesó que ellos como evangélicos se habían comúnmente concentrado en los orígenes del Libro de Mormón y en cuestionar la autoridad profética de José Smith pero no en el contenido mismo del Libro de Mormón”; y que cuando “uno se detenía a leerlo, mucha doctrina parecía ser su doctrina y estaba expresada en un lenguaje que la hacía sonar como algo que ellos dirían”.
Entre las cosas que leyó del Libro de Mormón se encuentran la manera en la que el profeta Alma hablaba de la vida, el ministerio y expiación de Jesucristo y cómo el pueblo debía “arrepentirse y nacer de nuevo… para que tuvieran fe en el Cordero de Dios, que quita los pecados del mundo, que es poderoso para salvar y para limpiar de toda iniquidad” (Alma 7:14).

“Esas son palabras del Evangelio de Jesucristo que yo aseguro como Cristianas”, concluyó Mouw, quien también se refirió un discurso sobre la Expiación dado por el Élder Jeffrey R. Holland en la Conferencia General de la Iglesia en abril del 2009.

Acerca de este discurso, Mouw declaró que siempre se lo leía a sus alumnos de Fuller, quienes comentan que si no supieran que es un mormón el que habla, “habrían creído que se trataba de algo dicho por Billy Graham”.

Añadió además, que mormones y evangélicos proclaman “lo mismo” acerca de Jesucristo, “ambos enseñamos esta doctrina profunda y es sobre ella que deberíamos conversar en vez de gritarnos o demonizarnos los unos a los otros”; enfoque que según él mismo explicó, es un elemento importante de lo que denomina como “civilidad determinada”, civilidad que debería existir entre ambos grupos religiosos.

“Sí, debemos dar testimonio de las profundas convicciones de nuestra alma, pero a la vez, debemos estar dispuestos a aprender del otro, a ser abiertos de mente, a escuchar. Y necesitamos ser capaces de trabajar en conjunto para el bien común”. Mouw prosiguió diciendo que tanto evangélicos como mormones “escuchan el llamado a la justicia y a la rectitud que nos hace Dios” y que en sus comunidades, cuando se les solicitaba opinar acerca de la profunda esperanza que había en ellos, nombraban a Jesús. “Todos debemos servir a las personas pecadoras de este mundo caído”.

En un panel de debate llevado a cabo más tarde ese mismo día como parte del compromiso con la iniciativa interreligiosa de la Universidad del Valle de Utah, Mouw identificó a la libertad religiosa como una de las áreas clave en la que los cristianos evangélicos y los mormones pueden trabajar juntos. En dicho debate, que también contó con la asistencia del presidente Matthew Holland de la UVU, Mouw siguió diciendo “necesitamos descubrir cómo podemos trabajar en conjunto en la lucha por mantener nuestros derechos religiosos. Y no sólo nuestros derechos. Lo mejor que podemos hacer juntos es defender el derecho de las mujeres musulmanas por usar velo, o los derechos religiosos del pueblo religioso Sikh. No debe parecer que sólo estamos en esta batalla por nosotros. Es mucho más grande que nosotros. Es menester que cuidemos los derechos y libertades religiosas de todas las personas porque al defender los derechos de los demás, estamos defendiendo los nuestros también”.

Matthew Holland estuvo de acuerdo con esto y terminó expresando que “sin importar donde estemos en esta relación religiosa, es la libertad de credo la que nos atrae hacia el futuro en común, el futuro de una comunidad que puede ayudar a sobrepasar antiguas barreras en formas hasta ahora desconocidas”.

Comentarios

comentarios

Powered by Facebook Comments

A %d blogueros les gusta esto: