Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 81.984 suscriptores

Artículos recientes

Artículo

Artículos

Los doce apóstoles responden a malas apreciaciones acerca de su llamamiento. 

Los doce apóstoles responden a malas apreciaciones acerca de su llamamiento.
Los élderes Ronald A. Rasband, Gary E. Stevenson, Dale G. Renlund durante la conferencia general de octubre de 2015. | Sala de Prensa Mormona.

Después de la muerte y resurrección del Salvador, instruyó a sus apóstoles por 40 días y luego ascendió al cielo. Teniendo una vacante en el quorum, creada por la traición de Judas Iscariote. Los miembros de los 12 se reunieron y le pidieron al Señor.

Dos hombres, Matías y Barsabás, fueron señalados y “la suerte cayó sobre Matías y fue contado entre los 11 apóstoles” (Hechos 1:23-26)

Entonces y ahora, “ser llamado un apóstol no es  un logro” explicó el Elder Dale G. Renlund. “No es un llamamiento ganado. Matías, en Hechos capitulo 1, fue seleccionado por Dios en vez de Barsabás. Dios no nos dijo porque. Pero lo que deberíamos saber es que el testimonio de Barsabás honrando al salvador y su resurrección era igual que el de Matías”.

Dios escogió, él explicó. “si Barsabás llevaba a cabo cualquier llamamiento que tuviera, su recompensa no era diferente de la que Matías habría recibido, provisto el magnificó su llamamiento.”

La Iglesia no es un negocio y no se maneja como uno cualquiera. Los líderes de la Iglesia no escalan una escalera corporativa o buscan un puesto o el reconocimiento. Sus llamamientos requieren muchos viajes y muy escasas oportunidades de recorrer los lugares turísticos. Y no están inmunes a los desafíos. Esas son malas

Justo como el testimonio de Barsabás era igual al de Matías, cada miembro de la Iglesia tiene derecho y puede “desarrollar una relación apostólica relación con el Señor”, dijo el presidente M. Russell Ballard, actual presidente del quorum de los doce apóstoles.

“Haces lo que El Señor pide de ti y eres agradecido” dijo el Elder Dieter F. Uchtdorf .

Servicio al Señor y a la Iglesia es “un privilegio y una bendición. Es un honor” dijo el Elder Uchtdorf. “El Señor muestra su amor por nosotros, y podemos mostrar nuestros amor por el Señor haciendo lo que sea que nos pide”.

 

Pastores y testigos

 Hay percepciones que la Iglesia es una corporación y una institución, dijo el Elder D. Todd Christofferson.

“Hay una mala percepción de que salimos de una profesional y vida de  negocios y que salimos básicamente como líderes corporativos y con estilo”, dijo él. “ en realidad, somos pastores y testigos. Nos apoyamos en nuestras experiencias pasadas y cualquier habilidad y talentos que desarrollemos, pero ese no es el punto. El punto es lo que El Señor quiere de nosotros y sabe cómo podemos hacerlo”.

En el quorum de los doce apóstoles no hay facciones, no hay cabildeo o centros de poder, dijo el Elder Neil L. Andersen. Hay “diferentes opiniones”, y “no hay egos”.

“El Señor pone mucha gente junta que no son afines en muchos aspectos, sus profesiones, como crecieron, de donde vienen”. Dijo el Elder Andersen. “Son parecidos en sus testimonios del Señor y en su humildad. No buscan posiciones, no están tratando de ser la persona más inteligente en la habitación. El Señor puede trabajar con eso. Nunca he visto a alguien mostrar ira y nunca he visto a nadie denigrar a alguien.

El Elder Gary E. Stevenson describió dos perspectivas por las cuales vienen al apostolado. Su pasado como un ejecutivo y su pasado en la Iglesia como obispo dirigiendo elementos temporales.

El apostolado no es como un negocio ejecutivo, es muy diferente a un rol en un negocio, él dijo, el rol de un apóstol de Jesucristo es realmente un rol ministerial, y pastoral. Dijo él.

El rol de ser de Jesucristo en este mundo, nos informa y define.

 

Desafíos.

 Mientras algunos líderes de la Iglesia viven una vida encantada, la verdad es, como todo los hijos fervientes de Dios, la vida esta llena de  grandes bendiciones y desafíos , dijo el Elder Quentin L. Cook.

Una gran bendición del apostolado es ser  responsable de viajar por el mundo y dar testimonio de Jesucristo, el dijo. Pero viajar no lleva a los líderes a lugares exóticos. A menudo los lleva a lugares humildes y dulces hogares  de fervientes miembros de la Iglesia. Requiere largas horas en aviones y muchas noches en hoteles. “Vamos donde los miembros están” dijo el Elder Cook.

A menudo, dijo el Elder Ronald A. Rasband, apóstoles tienen que agregar tiempo adicional local e internacional para poder saludar a los miembros y otros. “No es acerca de mi” dijo. Es acerca de la deferencia y el honor de ser miembro de la Iglesia.

Algunos miembros de la Iglesia pueden pensar que los miembros de los doce apóstoles, sus esposas y familias, “reciben una despensa especial del cielo” y son salvaguardados de enfermedades y de tragedias familiares, y toda clase de experiencias normales de la mortalidad”. Dijo el Elder David A. Bednar. “Eso no es verdad”.

Elder Bednar ha visto a sus hermanos mayores lidear con problemas físicos y las limitaciones de la edad avanzada. Las consecuencias naturales de envejecer pueden realmente convertirse en fuentes de aprendizaje espiritual. El no poder hacer cosas cambia nuestra concentración hacia las cosas que realmente tienen importancia, dijo el.

Elder Renlund dijo que algunos creen que la recompensa es más grande que en otros llamamientos de la Iglesia.

Algunos dicen o piensan, Sería genial ser un apóstol? Porque pareces tener más recompensas, dijo el Elder Renlund. En respuesta, sin embargo, comparó al Presidente Thomas S. Monson con su padre, Mats Ake Renlund.

El presidente Monson recibió las llaves de la presidencia cuando fue ordenado obispo a los 22 años. El recibió las llaves cuando sirvió como presidente de misión en sus 30s y nuevamente cuando fue ordenado apóstol a los 36 años. Se convirtió en el único hombre en la tierra autorizado para ejercer todas las llaves del sacerdocio cuando se convirtió en presidente de la Iglesia.

El padre del Elder Renlund se unió a la iglesia a la edad de 24 años. Aceptó cuanto llamamiento se le dio y era un simple, carpintero. “nunca recibió las llaves de la presidencia en ningún llamamiento”.

Cómo el servicio de Mats Ake Renlund se compara con el del Presidente Monson? Pregunto el Elder Renlund. “Son lo mismo”.

Comentarios

comentarios

Powered by Facebook Comments

Related posts

Deja un comentario

WordPress Theme built by Shufflehound. Todo el contenido de FaroalasNaciones.com se encuentra bajo una licencia Creative Commons-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported Patrocinado por Instantshift