Miles de jóvenes se preparan para servir misiones

CONCEPCIÓN/SANTIAGO, Chile – Con la gran arremetida de las redes sociales al mundo de las comunicaciones, cada vez se hace más extraño enviar o recibir cartas por el correo tradicional, sobre todo para los jóvenes de 18 años de edad, como lo es Pedro Sepúlveda. Pero Pedro, por mucho tiempo, inclusive años, ha estado esperando este correo.

Es que tampoco es menor, este correo contiene una carta muy especial para él, firmada por el mismo Thomas S. Monson, Presidente de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Este paquete blanco contiene su llamamiento para prestan servicio como misionero de tiempo completo para la Iglesia en algún lugar del mundo y quizás, en un idioma que desconoce.

La carta ya está en las manos de Pedro, toda su familia se reúne en su para conocer la noticia, esto es tan importante para ellos que incluso familiares lejanos, tías y primos que viven en Estados Unidos, quisieron estar presente vía Skype en dicha reunión familiar. Pedro comienza a leer: “Estimado Elder Sepúlveda, por medio de la presente se le llama a prestar servicio como misionero de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días” hace un breve pausa y continúa “se le ha asignado a trabajar en la Misión Puerto Rico San Juan” y se escuchan los gritos de alegría de sus hermanos pequeños y el resto de su familia.

[lyte id=”TY-EIppU0rE” /]

Luego del anuncio que dio el mismo Presidente Monson, durante la Conferencia General de la Iglesia en octubre de 2012 sobre la disminución de la edad para servir misiones a 18 años para los varones y 19 años para las señoritas, miles han respondido a este llamado profético para ser parte de las filas del ejército de misionero que hoy están por todo el mundo.

Al momento del anuncio la Iglesia contaba con un número cercano a los 59 mil misioneros de los cuales cerca de 45 mil eran jóvenes varones y el resto jóvenes misioneras y matrimonios jubilados. Actualmente la realidad es distinta, el número total ha ascendido a más de 80 mil misioneros, con un explosivo aumento en un 142% de las jóvenes sirviendo en el campo misional, lo que es un total  de 19,5 mil. Los varones han aumentado a 10 mil misioneros más con respecto al año anterior, dentro de esos 10 mil, pronto estará Pedro.

Este importante incremento se ha visto también a nivel local. En una entrevista anterior que dio Calvin W. Allred, Presidente del Centro de Capacitación Misional  (CCM) de Chile, mencionó a El Faro Mormón que “esto nos ha aumentado sin duda el número de misioneros en preparación y de  grupos de 30 o 50 misioneros, estamos preparando un promedio de 100 misioneros y hay ocasiones que son más que este número.”

En el caso de Pedro que servirá en Puerto Rico deberá presentarse en el CCM  de República Dominicana, que junto con el de Chile, es uno de los 15 CCM repartidos por todo el mundo, donde se capacita a los misioneros inmediatamente antes de servir en sus misiones asignadas por lo menos por 2 semanas. Este será el caso de Pedro ya que no deberá aprender un nuevo idioma, solo deberá predicar en español.

Pedro junto a sus padres y hermano en la capilla a la que asisten en Chiguayante | Cortesía: Pedro Sepúlveda.
Pedro junto a sus padres y hermano en la capilla a la que asisten en Chiguayante | Cortesía: Pedro Sepúlveda.

Para Pedro y su familia “en el primer momento, fue grande la sorpresa” su llamamiento al Caribe, según con comenta “pero todos están contentos de que sea allá, al parecer, es un logar bastante tranquilo”. Pero su familia le ha hecho sentir que “lo único que les preocupa es la gran distancia que hay entre Chile y Puerto Rico, yo estoy contento con el lugar, en realidad estaba dispuesto a partir donde fuera,… yo trato de hacerles ver que donde fuera, ya sea lejos o cerca no nos vamos a ver por 2 años” dice Pedro con convicción.

La disminución del requisito de la edad ha hecho grandes cambios en la planificación académica de los futuros misioneros ya que algunos salen de la enseñanza media e inmediatamente se van a misión. Pedro tuvo un poco más de tiempo en esto.

Pedro estudió desde octavo básico hasta cuarto medio en el Colegio Etchegoyen de Talcahuano, donde fue un muy buen estudiante. Gracias a sus buenos resultados académicos consiguió la Beca Bicentenario, que da el Ministerio de Educación de Chile, para estudiar Ingeniería Civil Química en la Universidad de Concepción.

“Siempre me gusto la física y la matemática” comenta Pedro, “por eso quería [estudiar] alguna ingeniería, y luego de hacer unas averiguaciones, las ofertas futuras de trabajo, los años de estudio, etc., me decidí.” A pesar de que este es una gran meta para él y un orgullo para su familia, él dice que piensa “suspender mis estudios mientras voy a servir la misión.”

Para muchos esta decisión en difícil de comprender, pero muchos jóvenes y señoritas de su edad toman la misma determinación al escoger salir a predicar el Evangelio Restaurado de Jesucristo.

Pedro, con sus compañeros de estudio en la Universidad de Concepción | Cortesía: Pedro Sepúlveda.
Pedro, con sus compañeros de estudio en la Universidad de Concepción | Cortesía: Pedro Sepúlveda.

“Hare los trámites correspondientes para elevar una suspensión de la beca al ministerio a través de la U,” continúa Pedro al referirse a sus beneficios de financiamiento académico. Pedro conoce bien sus motivos y la decisión ya está tomada, pero espera que a la vuelta tenga aún los beneficios.

Esto es muy diferente a lo que ocurría años atrás, ya que no había posibilidad de mantener los beneficios de becas en Chile para los jóvenes que salían a la misión y simplemente las perdían. Hoy en día el Ministerio de Educación ha proveído de una forma en la que se pueden suspender los beneficios que esa entidad otorga cuando es por motivos religiosos. (Para más información al respecto haz clic aquí)

Antes de viajar al CCM, en Presidente de la Estaca Chiguayante, estaca a donde pertenece, pondrá las manos sobre su cabeza para apartarle como misionero de tiempo completo y de ahí en adelante, por los siguientes dos años, se le conocerá como Élder Sepúlveda.

Pero la preparación de Pedro para servir una misión ha comenzado mucho antes, Pedro cree “que fue un proceso que empieza desde la juventud, con seminario, los campamentos de hombres jóvenes” entre otras.

Pedro junto a sus compañía y consejeros en el CEM 2013 realizado en Casa Blanca | Cortesía :Pedro Sepúlveda.
Pedro junto a sus compañía y consejeros en el CEM 2013 realizado en Casa Blanca | Cortesía: Pedro Sepúlveda.

“Una de las cosas que me han ayudado mucho” continúa Pedro, “es seminario, el hacer los 4 años es una gran ayuda, también el acompañar a los misioneros, es sin duda, una gran ayuda, el poder ver cómo trabajan, el compartir con ellos, el perder el miedo a hablarle a la gente también ayuda mucho en la preparación”.

“Algo bueno también fue CEM [Conferencia Especial Multiestaca para Jóvenes, conocida también como EFY], ese tipo de experiencias espirituales realmente te fortalecen, pienso el Espíritu que se siente en la misión es muy parecido a lo que allí se vive.”

No  se debe dejar de la do la preparación económica para poder financiar la misión. Pedro siempre ha tenido claro este asunto  cuenta que “al principio comencé con un negocio propio, le vendía huevos a mis vecinos, pasaba los sábados por cada una de las casas y así juntaba plata, con eso he juntado la gran parte, ademas de pagarme los gastos propios, los viajes al templo, ropa y varias cosas” pero esto no es todo, además ” en los veranos, trabajé en un papelería como ayudante de ventas, y como guardia de una bomba de agua, actualmente sigo con los huevos y tambien doy clases particulares física, matemática y química”.

Todo joven o señorita candidato a misionero debe prepararse siguiendo los siguientes pasos en diferentes aspectos.

1-      En una entrevista con el obispo o el presidente de rama se deben conversar asuntos importantes del proceso, como su preparación espiritual, emocional, física y financiera. En esta entrevista generalmente se fijan metas y cursos a seguir. Para Pedro le fue fácil conseguir una entrevista con su obispo ya que, coincidentemente, el obispo de su congregación es también su padre.

2-      Los futuros misioneros deben llenar una postulación en línea que incluye información específica sobre sus deseos de servir, su preparación, conocimientos de otros idiomas, su experiencia laboral y académica, su salud y experiencia cómo líder.

3-      La misión también es físicamente muy exigente, por lo tanto son requeridos exámenes de salud y dentales específicos para evaluar si se reúnen las condiciones mínimas para el trabajo en el campo misional.

4-      La entrevista con el obispo de la que ya se habló no es la única, sino habrá una al final del proceso y, lo más probable, varias otras durante el proceso. También será necesaria una entrevista con el Presidente de Estaca ya que, para calificar como misionero, se necesitan las recomendaciones de ambos líderes.

Luego que Pedro hubo hecho todo esto envió la postulación vía internet a las oficinas generales de la Iglesia en Salt Lake City, Utah, y solo le quedó esperar el ansiado sobre con su llamamiento firmado por el Presidente de la Iglesia.

Yamil Inostroza
Síguelo en

Yamil Inostroza

Director at El Faro Mormón
Penquista y actualmente viven en Santiago de Chile.Uno de los fundadores de ElFaroMormon.org mientras estudiaba ingeniería comercial en la Universidad de Chile. Amante de las comunicaciones, las redes sociales y la música. Sirvió en la Misión Uruguay Montevideo Oeste.
Yamil Inostroza
Síguelo en

Comentarios

comentarios

Powered by Facebook Comments

Yamil Inostroza

Penquista y actualmente viven en Santiago de Chile. Uno de los fundadores de ElFaroMormon.org mientras estudiaba ingeniería comercial en la Universidad de Chile. Amante de las comunicaciones, las redes sociales y la música. Sirvió en la Misión Uruguay Montevideo Oeste.

Deja un comentario

Facebook

Get the Facebook Likebox Slider Pro for WordPress