Misioneros reunidos despúes de 40 años

¿Cuáles son las posibilidades de que tres hombres jóvenes que sirvieron juntos en la Misión de Colombia cuando tenían 19 años de edad, nuevamente volvieran a servir como misioneros en Guatemala más de 40 años después? Las probabilidades de que eso ocurriera eran muy escasas, sin embargo, es lo que les pasó al élder Robert Smith, al élder Craig Hill, y al élder Anthony Reyna.

La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días es una iglesia proselitista donde los hombres y mujeres entre las edades de 18 a 25 y parejas mayores tienen la oportunidad de servir como voluntarios en una de las 421 misiones el mundo.

A principios de la década de 1970, los tres jóvenes fueron llamados a servir en una misión en Colombia donde se conocieron mientras servían en diferentes capacidades, a veces como compañeros asignados. Después de terminar su servicio misional, volvieron a sus casas en diferentes partes de Estados Unidos donde empezaron sus estudios universitarios y sus carreras profesionales. Después de poco tiempo se casaron y empezaron a criar familias. También siguieron sirviendo en varios llamamientos en la Iglesia. Cuando llegaron a la edad de jubilación, cada cual decidió ir a una segunda misión con su esposa.

El élder Smith fue el primero llamado a Guatemala y empezó su servicio misional en septiembre de 2015. “Estaba emocionado de poder ir de nuevo a un país de Latinoamérica entre la gente que amo tanto” dijo Smith. “Sabía que iba a ser diferente que mi primera misión, pero todavía habría una gran cantidad de elementos comunes. Es bueno refrescar mis habilidades para hablar en español porque me encanta el idioma.”

Élder Hill fue el segundo asignado a Guatemala. Había vivido aquí años antes, cuando trabajaba para la Iglesia como director de asuntos temporales. “Nos alegró muchísimo saber que íbamos a volver a un país que habíamos aprendido a querer hace 25 años”, dijo Hill.

Hablando de la llegada del élder Hill a la misión, el élder Smith dijo: “Me sorprendí de ver al élder Hill en la oficina. No lo había visto desde que salimos de Colombia. Fue una reunión feliz”.

Pocos meses después el élder Reyna recibió su llamamiento misional y descubrió que había sido asignado a la misma misión donde servía el élder Hill. Los dos estaban sorprendidos y alegres de servir juntos de nuevo. Élder Reyna dijo de la situación, “Siempre había planeado ir a una misión con mi esposa después de la jubilación, pero nunca creí que iba a tener la oportunidad de servir en una misión con ex compañeros de mi misión en Colombia. Es una verdadera bendición ser reunido con ellos”.

El programa misional de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días es una de sus características más reconocidas. Es posible ver a misioneros de la Iglesia en las calles de centenares de ciudades importantes del mundo, así como en miles de localidades más pequeñas.

La obra misional de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días se basa en el modelo del Nuevo Testamento de que los misioneros presten servicio en pares, enseñen el Evangelio y bauticen a los creyentes en el nombre de Jesucristo (véase, por ejemplo, la obra de Pedro y de Juan en el libro de Hechos).


Fuente: saladeprensamormona.gt

Comentarios

comentarios

Powered by Facebook Comments

Deja un comentario

Facebook

Get the Facebook Likebox Slider Pro for WordPress