#MitosEFM: El presidente Hinckley y el servicio misional de las hermanas

Por Victor Henríquez y Daniel Ojeda

La siguiente cita ha sido atribuida al presidente Gordon B. Hinckley y ha circulado por Internet. Nos ha llamado la atención dado que, de acuerdo a lo que hemos investigado, no sería una cita auténtica y quisiéramos explicarlo con el fin de poder ayudar a mantener la doctrina clara y evitar, en lo posible, futuras confusiones.

Esta es la cita:

“Muchas mujeres están sirviendo misiones. Muchas están preparándose para servir; no porque no están casadas o que no tienen nada que hacer, es porque tienen un deseo de servir y son llamadas a la obra. La razón por la que hay bastantes hermanas misioneras es porque en la próxima generación, nuestro Padre Celestial enviará a su ejército del sacerdocio a la tierra. Él quiere enviarles a madres quienes hayan recibido el entrenamiento apropiado y hayan sido enseñadas en el evangelio. Y cuán mayor entrenamiento pueda recibir una mujer que el de servir una misión”

¿La han leído?, a continuación quisiéramos exponer unos puntos respecto de ella y de lo que han dicho los profetas.

Documento distribuido a los Seminarios e Institutos de la Iglesia. Ahí concluye: "Esta declaración no tiene fundamentos y no debe perpetuarse. Si usted la ve (o cualquier  otra similar) no la cite ni la comparta.
Documento distribuido a los Seminarios e Institutos de la Iglesia. Ahí concluye: “Esta declaración no tiene fundamentos y no debe perpetuarse. Si usted la ve (o cualquier otra similar) no la cite ni la comparta”.

¿Es auténtica esta cita?

No lo es. Se le ha atribuido al presidente Gordon B. Hinckley pero no hay registro de que lo haya dicho (Seminario e Institutos de Religión, “Spurious Materials in Circulation”, 10 de marzo de 2014).

¿Qué significa que la cita no sea auténtica y cuál es la posición de la Iglesia?

Significa simplemente que dichas palabras nunca fueron pronunciadas por la persona a quien se le atribuyen, no necesariamente que su contenido no está dentro de las verdades del evangelio, aunque nos parece que no hay suficiente apoyo en las escrituras o las palabras debidamente registradas de los profetas para apoyar este mensaje.

Con respecto al servicio de las hermanas como misioneras regulares, no ha habido cambios en la doctrina (sólo en la edad como ya saben). Aquellas que deseen servir misiones pueden hacerlo, tal como lo han enseñado los profetas y el mismo presidente Hinckley:

No pedimos que las mujeres jóvenes consideren la misión como parte esencial del programa de su vida. A lo largo de muchos años, hemos conservado un nivel de edad mayor para que las hermanas vayan a la misión a fin de mantener el número relativamente bajo. De nuevo digo a las hermanas que se les respetará mucho, se les considerará que cumplen con su deber y sus esfuerzos serán aceptables para el Señor y para la Iglesia ya sea que vayan o no a la misión…

“Ciertamente no deseo decir ni insinuar que los servicios de ellas no se necesitan; sencillamente digo que la misión no es necesaria como parte de la vida de ellas”

-Gordon B. Hinckley, Conferencia General Octubre 1997, Sesión del Sacerdocio.

Si eres un hermana y aun no estás segura de servir una misión o no, te invitamos a que revises el articulo de la Liahona de enero de 2013 y así con el consejo de tus padres y líderes del sacerdocio puedas tomar una decisión inspirada por el espíritu correcto.

A estas últimas les decimos junto con el presidente Monson: “[hacen] una valiosa contribución como misioneras y aceptamos con brazos abiertos su servicio” (Discurso apertura, Conferencia General Octubre 2009).

Imagen que circulaba por Facebook y otras redes sociales con la desmentida cita del presidente Hinckley.
Una de las tantas imágenes que circulaba en Facebook y otras redes sociales con la desmentida cita del presidente Hinckley.

¿Qué nos hizo dudar?

En primer lugar, el hecho de que asegure que el servicio misional regular es la mejor preparación para la maternidad. Esto no quiere decir que no sea una buena preparación, sólo que no es posible asegurar que sea realmente y en todos los casos la mejor que pueda haber, ni mucho menos establecer una relación entre el servicio misional regular y la bendición de ser madres. El establecer con exactitud y hacer una lista de qué constituye la mejor preparación para la maternidad sería difícil de determinar y el debatirlo sería algo de nunca acabar.

De todas maneras es evidente que el servir una misión brinda oportunidades de crecimiento personal y espiritual que, de ser aprovechadas, constituyen una bendición para toda la vida, no sólo para el individuo sino que también para los que le rodean.

En segundo lugar, el concepto o idea de que el “ejército del sacerdocio” sería enviado en la próxima generación, esto es también una idea algo trabajosa de debatir o intentar comprobar.

Desde el principio de la restauración ha habido un número variable y creciente de poseedores del sacerdocio. Además, ¿cuándo comenzaba esta generación? Sin embargo, el propósito de este artículo no es debatir sobre los conceptos doctrinales de la cita, si no el dejar claro que no es auténtica.

¿Es importante verificar su autenticidad? ¿Basta solo con que nos induzca a hacer algo bueno?

Sí, es importante verificar su autenticidad. No basta con que enseñe algo bueno o que nos motive a hacerlo.

Creemos en la importancia de mantener pura la doctrina, y para esto es de vital importancia mantener y enseñar las palabras de los profetas tal y como ellos las dijeron. Los miembros de la Iglesia consideran las palabras inspiradas de los profetas como la palabra misma del Señor y por eso no podemos atribuirles cualquier cosa, por inspiradora o buena que nos pueda parecer.

En el Manual General de instrucciones 2, sección 21.1.39, leemos: “De vez en cuando, se distribuyen declaraciones que erróneamente se atribuyen a líderes de la Iglesia. Muchas de esas declaraciones tergiversan las enseñanzas actuales de la Iglesia y se basan en rumores e insinuaciones. Nunca se transmiten oficialmente, sino que van de boca en boca, por correo electrónico u otros medios informales. Los miembros de la Iglesia no deben enseñar ni transmitir ese tipo de declaraciones sin verificar que provengan de fuentes aprobadas de la Iglesia, como declaraciones, comunicaciones y publicaciones oficiales.

“Cualquier apunte que se tome cuando las Autoridades Generales, los Setentas de Área u otros oficiales generales de la Iglesia tomen la palabra durante las conferencias de estaca u otras reuniones no se debe distribuir sin el consentimiento del orador. Los apuntes personales son para el uso exclusivo de la persona” (negritas agregadas).

Daniel Ojeda Escobar

Vive en Santiago de Chile. Estudió Ingeniería de Ejecución en Informática en la Pontificia Universidad Católica e Valparaíso y actualmente trabaja como en ingeniería de soporte técnico para Oracle. Sirvió como misionero de tiempo completo en la Misión Argentina Neuquén.

Comentarios

comentarios

Powered by Facebook Comments

Daniel Ojeda Escobar

Vive en Santiago de Chile. Estudió Ingeniería de Ejecución en Informática en la Pontificia Universidad Católica e Valparaíso y actualmente trabaja como en ingeniería de soporte técnico para Oracle. Sirvió como misionero de tiempo completo en la Misión Argentina Neuquén.

Un comentario sobre “#MitosEFM: El presidente Hinckley y el servicio misional de las hermanas

  • el 29 abril, 2015 a las 11:06
    Permalink

    Esto nos sirve como un indicador que por lo general los miembros de la iglesia no estan acostumbrados a tener un pensamiento critico al leer algo en internet, paso lo mismo hace poco con una cita que se le atribuyo a Steve Jobs y que en realidad era parte del Opening de una caricatura, hermanos dediquemonos a corroborar, no porque salga una foto y un nombre quiere decir que esa persona lo dijo, incluso si la referencia sale en la base de datos de Wikipedia.

Deja un comentario

Facebook

Get the Facebook Likebox Slider Pro for WordPress