Por qué la religión importa: El suelo en que pisamos

Original: Sala de Prensa Mormona Internacional

Traducción: Braulio Palma

Este ensayo sobre el fundamento de la fe es el quinto de una serie de cinco partes sobre el valor de la religión.

SALT LAKE CITY  –

“Nuestra moral tiene raíces religiosas.” – Theo Hobson [1]

¿Qué significa tomar algo por sentado? Cada día que pisamos tierra rara vez nos damos cuenta. Simplemente está ahí, debajo de nosotros, soportando nuestros pies mientras nos ocupamos en nuestros días de aprender, trabajar y adorar. Aunque a menudo no se vea, el fundamento de nuestra vida está lleno de significado religioso. Muchas de las preguntas apremiantes de la vida tienden a ser espirituales. ¿Cómo podemos lograr nuestros anhelos más profundos? ¿Qué hace que algo sea bueno o malo? ¿A quién debemos amar? ¿Cómo superar el sufrimiento? Las respuestas que recibimos dan forma a nuestra realidad. Pero la religión siempre se pone en duda. Algunos incluso se imaginan un mundo sin fe. Entonces, ¿qué es lo que vamos a perder?

Los rigores de la ciencia y la tecnología nos abre a muchas maravillas y verdades, pero no pueden, como un escritor explicó, “conectar con el propósito, la intimidad, la emoción, las cosas que más importa en la vida cotidiana de las personas”. [2] Los logros más altos de la humanidad suelen tener sus raíces en la inspiración religiosa. Gran parte de lo más bello del mundo en el arte, la arquitectura, la música y la literatura están vestidos del hermoso anhelo espiritual. Los escritos sagrados proporcionan marcos éticos que despiertan las obras de abnegación, integridad y amor. La religión da a las sociedades una aspiración moral compartida, infunde compromiso social sin compulsión legal, fomenta el cumplimiento voluntario de la ley y nos recuerda nuestra dignidad inherente. La creencia en la deidad motiva a la gente a superar la desesperación de la muerte y transformar el sufrimiento en bien.

Los valores de la sociedad tienen sus raíces en el terreno de la religión. Nuestras aspiraciones modernas hacia los derechos humanos, el altruismo y la ayuda humanitaria, por ejemplo, tienen pedigríes religiosas. Detrás de esfuerzos por alimentar a los pobres, los sin techo y tratar a los enfermos, es probable que se encuentre un ministerio de la iglesia . [3] La confianza en nuestra fundación cívica depende de las disciplinas espirituales de la honestidad, la empatía y la reciprocidad. Todos se benefician cuando vivimos de acuerdo con estos ideales. El periodista secular Will Saletan escribió: “La religión es el vehículo a través del cual la mayoría de la gente aprende y practica las buenas costumbres. En el largo plazo, es nuestra amiga “. [4]

Y luego vienen todas las cosas preciosas, indefinibles. Alexis de Tocqueville escribió que los seres humanos nacen con un “gusto por lo infinito” y un “amor por lo que es inmortal”. [5] Los individuos a través del tiempo y la cultura han meditado y buscado estos intangibles. La identidad, la comprensión, la salvación, que pertenece a – las cosas del alma – nunca se alejan de nuestros corazones. El escritor agnóstico Julian Barnes golpeó ligeramente en algo profundo, cuando dijo: “Yo no creo en Dios, pero lo echo de menos”. [6] Un mundo sin religión se ve más plano, más vacío y más simple, con todo todavía anhela el Dios que una vez conoció.

Hoy en día la gente de todo el mundo encuentran refugio en Dios y en sus comunidades de fe. Ochenta y cuatro por ciento de la población del mundo se identifica con un grupo religioso. [7] El mundo no se hunde en la incredulidad, pero esa creencia es cada vez más rica, plural y compleja. Todos somos corresponsables de la sociedad, y nuestras opciones determinan en que nos convertimos. El terreno de la religión necesita de cultivo constante y nutritivo. Un jardín no puede cuidar de sí mismo.


[1] Theo Hobson, “The Return of God: Atheism’s Crisis of Faith,” The Spectator, Apr. 19, 2014.

[2] Alasdair Craig, “God Is Dead — What Next?” Prospect, May 1, 2014.

[3] See Robert A. Putnam and David E. Campbell, American Grace: How Religion Divides and Unites Us (2010).

[4] Will Saletan, “When Churches Do the Right Thing,” Slate, May 8, 2014.

[5] Alexis de Tocqueville, Democracy in America (2000), 510.

[6] Julian Barnes, Nothing to Be Frightened Of (2009), 1.

[7] Pew Research Religion & Public Life Project, “The Global Religious Landscape,” Dec. 18, 2012.

Comentarios

comentarios

Powered by Facebook Comments

Deja un comentario

Facebook

Get the Facebook Likebox Slider Pro for WordPress