¿Por qué la religión importa?: La sal de la tierra.

(Nota del editor: La sala de prensa mormona internacional ha publicado una serie de artículos que analizan el valor de la religión. Este en particular trata la relación existente entre fe y sociedad, es la cuarta entrega de una serie de cinco partes, esperamos traducirlos todos).

Original: www.mormonnewsroom.org

Traducción: Nicolás Contreras

En las culturas en todo el mundo antiguo, la sal era un símbolo de amistad, compasión y generosidad. El pueblo de Israel la reverenciaba como signo de un convenio. Los persas la honraban como un emblema de la virtud y la gracia. La cultura árabe la interpretaba como un gesto de buena voluntad. Jesús comparó a sus seguidores con “la sal de la tierra” [2] y les dijo “tened paz los unos con los otros”. [3] Los cristianos entendieron estas palabras como un llamado a apoyar a las sociedades en las que vivían. Siempre hemos sido seres de relación, y hoy en día esta metáfora aún tiene resonancia espiritual. La religión, como la sal, sazona las interacciones entre desconocidos, da sabor a nuestras relaciones cívicas y conserva las cosas queridas de nuestra existencia común. Ser la sal de la sociedad significa saborear su éxito.

Las sociedades son organismos complejos con capas, dimensiones, facetas y sensibilidades no contadas. El gobierno, el comercio, las artes, las familias y las escuelas desempeñan un papel en vitalizar el cuerpo político. Y la religión puede ayudar a vitalizar estas asociaciones, inculcándoles la dirección moral, el compromiso caritativo y la fuerza de la dignidad.

El Depósito Moral

Heredamos la religión como una reserva de la cual toda la sociedad se puede dibujar. El lenguaje de la ley y la política aún conservan gramática moral. Nuestra comprensión de los derechos y deberes derivan de ideales religiosos. Nuestras fiestas populares y celebraciones colectivas más queridas tienen un significado religioso. Detrás de muchos de nuestros compromisos comunitarios esta la devoción de una congregación. Aunque la religión no tiene el monopolio de la moralidad, esta condiciona nuestro medio ambiente común y da forma a nuestras nociones de lo correcto e incorrecto. Reflexionando sobre lo que es llamado “las lecciones de la historia”, los eruditos Will y Ariel Durant han afirmado, “No hay ningún ejemplo significativo en la historia, antes de nuestro tiempo, de una sociedad que mantenga con éxito la vida moral sin la ayuda de la religión”. [4] De hecho, el depósito de las ideas de la religión se derrama para que todos puedan beber.

Pero el sabor de esa agua puede no siempre ser dulce. La religión es una fuente de sabiduría que desafía, confronta y contesta. Su voz frecuentemente choca con las modas de una época particular. Los valores religiosos resisten la tendencia de la vida moderna de complacer los gustos de consumo masivo. El rabino Jonathan Sacks dijo que las religiones “actúan como una voz en contra de los cantos de sirena de una cultura que a veces parece valorar el yo mismo por sobre los demás, los derechos por sobre las responsabilidades, el recibir más que dar, el consumo más que de contribución, y el éxito más que el servicio a los demás. “[5]

La caridad y el Capital Social

El valor de la religión habla tan fuerte a través de comedores, hospitales, escuelas y otras innumerables obras humanitarias como lo hace a través de sermones e himnos. En pocas palabras, la religión construye el capital social. Las investigaciones muestran que más del 90 por ciento de los que asisten a los servicios de adoración semanales donan a la caridad, y casi el 70 por ciento de ellos son voluntarios en causas benéficas. [6] La participación religiosa promueve el dar, y eso devuelve por sobre todo beneficios a quien da. Investigadores de la Universidad Yeshiva examinaron las prácticas religiosas de casi 100.000 mujeres y encontraron “una fuerte conexión entre ir a la iglesia o sinagoga o cualquier otro lugar de culto y una actitud positiva ante la vida”. [7] Además, un estudio de los Judíos israelíes muestra que asistir a los servicios de adoración y la oración están asociados con una mayor felicidad, satisfacción con la vida y bienestar. [8]

Las personas religiosas contribuyen mucho a la vitalidad y la cohesión de la sociedad. El estudio de referencia American Grace muestra que las personas religiosas son “vecinos más generosos y los ciudadanos más conscientes que sus contrapartes seculares”. [9] Esta actitud de caridad se expresa en acciones aparentemente pequeñas. Por ejemplo, aquellos que con frecuencia van a la iglesia son más propensas a dar dinero a una persona sin hogar, devolver el exceso de cambio a un empleado en una tienda, donar sangre, ofrecer un asiento a un extraño, ayudar a alguien a encontrar un trabajo y mucho más. [10 ]

Dignidad y Civismo

Ir a la iglesia y compartir la vida y los intereses de los demás nos coloca en un estado de ánimo cívico. El mismo estudio muestra que las personas religiosas son también más propensas a pertenecer a organizaciones comunales, ser activos en la solución de problemas de la comunidad, participar en la vida cívica y política local, y presionar por reformas sociales o políticas. [11] La gente de fe hacen que sus barrios, pueblos y las naciones sean lugares mejores.

Pero ser parte de una sociedad y disfrutar de sus beneficios es una calle de dos sentidos – tanto un deber hacia los demás como un derecho para con uno mismo. Esta pieza de sabiduría antigua, que se encuentra a través del tiempo y las culturas, se llama la regla de oro por una razón. “Trata a los demás como te gustaría que te trataran a ti” es la base moral de la civilidad. Religiosos y seculares por igual pueden estar de acuerdo en que esta obligación mutua revela una verdad sobre la dignidad intrínseca de cada persona y la conciencia moral que guía nuestras decisiones. Mientras los seres humanos continuemos organizándonos en sociedades, resolver nuestras diferencias y confiar en las capacidades de los demás, la sal de la religión seguirá jugando un papel importante en la preservación del bien común.

[1] “Charles Taylor and Jonathan Sacks on the Future of Religion,” YouTube, McGill University event.
[2] Matthew 5:13.
[3] Mark 9:50.
[4] Will and Ariel Durant, The Lessons of History (1996), 51.
[5] “Chief Rabbi Lord Sacks on the Role of Religion in Society,” YouTube, British House of Lords speech.
[6] Arthur C. Brooks, “Religious Faith and Charitable Giving,” Policy Review, Oct. 2003. Estadisticas similares pueden encontrarse en “Faith Matters Survey 2006,” citado en American Grace: How Religion Divides and Unites Us.
[7] Eliezer Schnall, “Women’s Health Initiative observational study,” Journal of Religion and Health, Nov. 2011.“ Ver también Gabe LaMonica, “Study Links Regular Religious Service Attendance, Outlook on Life,” CNN Belief Blog, Nov. 10, 2011.
[8] Jeff Levin, “Religious Behavior, Health, and Well-Being Among Israeli Jews: Findings From the European Social Survey,” Psychology of Religion and Spirituality, Nov. 2013.
[9] Robert A. Putnam and David E. Campbell, American Grace: How Religion Divides and Unites Us(2010), 444.
[10] American Grace, 451.
[11] American Grace, 454-456.

Comentarios

comentarios

Powered by Facebook Comments

Un comentario sobre “¿Por qué la religión importa?: La sal de la tierra.

Deja un comentario

Facebook

Get the Facebook Likebox Slider Pro for WordPress