Punto de vista: Las madres son maravillosas

Original: LDS Church News

Traducción: Braulio Palma

Cada alma humana que vive en la tierra puede reconocer el don de la vida recibido de su madre terrenal. Dios honra a las madres y mujeres justas, como es testificado por Joseph F. Smith en una visión del mundo de los espíritus entre los muertos justos que aguardaban la llegada del Salvador. “Entre los grandes y poderosos que se hallaban reunidos en esta numerosa congregación de los justos estaban … nuestra gloriosa madre Eva, con muchas de sus fieles hijas que habían vivido en el curso de las edades y adorado al Dios verdadero y viviente” (Doctrina y Convenios 138: 38-39).

EL poder y la responsabilidad que las madres ejercen en la formación de la humanidad es impresionante. Cada uno de nosotros se ha visto afectada por las madres.

Cuando una persona deletrea madre al revés, deletrea wow. Rudyard Kipling escribió: “Dios no podía estar en todas partes, y por lo tanto él hizo las madres.”

El Presidente Thomas S. Monson también habló de la importancia de las madres cuando dijo: “Pienso que es importante que por lo general la primera palabra que un niño pronuncia es ‘Mama…”. El amor de madre y sus enseñanzas ha provocado que más hombres malos lleguen a ser buenos y que los buenos hombres lleguen a ser mejor que cualquier otra fuerza motivadora” (Timeless Truths for a Changing World, BYU Women’s Conference, May 4, 2001).

¿Qué cualidades positivas usted ha sido testigo de las madres en su vida? Éstos son algunas a considerar.

Una madre enseña por el ejemplo. USA Today citó una reciente Encuesta del Panorama Religioso de Estado Unidos de Pew Forum que muestra que las mujeres asisten a la iglesia más que los hombres. Se encontró que un 39 por ciento de los adultos estadounidenses, 45 por ciento de mujeres y el 34 por ciento de hombres – asisten a la iglesia al menos una vez por semana. En todas las estacas de la Iglesia, no es difícil encontrar a una madre solitaria que lleva a sus hijos en la iglesia. La mayoría de las madres se esfuerzan por vivir el consejo dado por Moisés a los hijos de Israel: “Por tanto, guárdate y guarda tu alma con diligencia, para que no te olvides de las cosas que tus ojos han visto, ni se aparten de tu corazón todos los días de tu vida; sino que las enseñarás a tus hijos y a los hijos de tus hijos.” (Deuteronomio 04:09).

Una madre pasa tiempo de calidad. Una encuesta de Associated Press / MTV realizado en 2007 encuestó a 1.280 niños de edades comprendidas entre 13 a 24 en lo que los hace felices. Pasar tiempo con la familia es la respuesta más común a la pregunta abierta, de acuerdo con el amplio estudio de más de 100 preguntas. “Ellos son mi fundamento”, dice Kristiana St. John, 17 años, una estudiante de la escuela secundaria de Queens en Nueva York. “Mi mamá me dice que incluso si hago algo estúpido, ella todavía me va a amar a pesar de todo. El hecho de saberlo me hace sentir muy feliz y bendecida”.

Una madre muestra el amor. Para el mundo, un niño es sólo una persona, pero para una madre, su hijo es el mundo. Muchas personas a menudo tienen maravillosos recuerdos de sus madres el amor y el cuidado hacia ellos cuando estaban heridos o enfermos. En el libro Trauma y Recuperación, la autor Judith Herman explica que los soldados heridos a menudo claman por la primera fuente de consuelo y la protección de la vida, sus madres (Herman, p. 52, 1992). La proclamación sobre la familia dice: “Los padres tienen el deber sagrado de criar a sus hijos con amor y rectitud, de proveer para sus necesidades físicas y espirituales, y de enseñarles a amarse y a servirse el uno al otro, a observar los mandamientos de Dios y a ser ciudadanos respetuosos de la ley dondequiera que vivan“.

Una madre tiene fe. Es inevitable que una madre en algún momento, o muchas veces en su vida, tema por el bienestar de su familia debido a la enfermedad, la muerte, un desafío financiero, la decadencia espiritual o desobediencia. Elder Quentin L. Cook, del Quórum de los Doce Apóstoles, dijo en la conferencia general de abril de 2011, “Nuestras mujeres no son asombrosas porque hayan podido evitar las dificultades de la vida; al contrario; lo son por la forma en que han afrontado las pruebas. A pesar de los desafíos y las pruebas que la vida ofrece, ya sea por estar casadas o por no estarlo, por las decisiones de los hijos, por tener mala salud, por falta de oportunidades y muchos otros problemas, ellas permanecen admirablemente fuertes, inalterables y fieles a la fe “.

Una madre sabe trabajar. Según happyworker.com, las mamás toman dos minutos y cinco segundos en promedio para cambiar un pañal. Eso suma tres semanas de trabajo de 40 horas al año con una media de diez cambios de pañales en un período de 24 horas. El Libro  de los Récords Guinness informa que la Sra. Vassilyeva de Rusia estableció el récord de más nacimientos en 69. Ella dio a luz a 16 pares de gemelos, siete grupos de trillizos y cuatro conjuntos de cuatrillizos entre 1725 y 1765. Imagine hacer lavar la ropa para todos esos niños. Una cita de un autor desconocido afirma, “el trabajo de un hombre es de sol a sol, pero el trabajo de una mujer nunca termina.”

Las madres en nuestras vidas valen tanto. Sus sacrificios divinos deben ser recordados y honrados. La agencia de noticias Reuters informó en 2010 de que una empresa de llamadas internacionales con sede en EEUU llamada VIP Comunications realizó un estudio sobre el volumen de llamadas en los días festivos. La firma reveló que el volumen de llamadas en el Día de la Madre es el más alto. Al seguir el ejemplo del Salvador, es interesante tener en cuenta que una de sus últimas preocupaciones al momento de su muerte era una súplica a su discípulo Juan de cuidar a su madre: “Y cuando vio Jesús a su madre y al discípulo a quien él amaba, que estaba presente, dijo a su madre: Mujer, he ahí tu hijo. Después dijo al discípulo: He ahí tu madre. Y desde aquella hora el discípulo la recibió en su casa“.(Juan 19:26-27).

Presidente Thomas S. Monson expresó perfectamente por qué los discípulos de Cristo reconocen las madres en sus vidas cuando dijo: “‘Madre’, más que cualquier otra palabra, es considerada en estima universalmente por todos los pueblos en todas partes. Hace nacer en el alma la más tierna de las emociones escondidas, requiere más buenas obras, avivando recuerdos como fuego que queman por debajo y recuerda a todos a luchar por ser mejores “(“Honor Thy Mother,” Mother’s Day Pamphlet, 1981).

Fotografía: LDS Church News

Comentarios

comentarios

Powered by Facebook Comments

Deja un comentario

Facebook

Get the Facebook Likebox Slider Pro for WordPress