La Hermana Oaks menciona las dificultades que muchas mujeres (solteras y casadas) experimentan en el día de la Madre

Por Kristen M. Oaks, adaptado desde “A Single Voice” 

Fue la mañana de nuestro cuarto día de la Madre como matrimonio, y estaba muy emocionada de pasar tiempo lejos con mi esposo y con algunos amigos. Una de mis amigas se acercó a nuestra puerta principal, viéndose abatida. Los buenos momentos que estábamos esperando parecían estar en peligro. Yo estaba preocupada por mi amiga. Entonces le pregunté, “¿Qué te pasa? Te vez muy triste”. Ella respondió, “Mi querida hermana, que está soltera, acaba de llamar. A ella le aterra este día. Ella estará sola y pensando en maneras en las que estar ocupada”.

Esas palabras trajeron un montón de memorias. Recordé los muchos días de la Madre que pasé sola y también cúan dolorosos fueron. Recuerdo que buscaba amigos con los que estar, lugares a los que ir y lo sola estaba.

Amo todos esos momentos cuando las personas se juntan para disfrutar reuniones, bodas, almuerzos y se ven para compartir. Cuando mi hermana menor se casó, asistía ansiosamente al baby shower y a los almuerzos. Una vez en un evento, con preocupación un invitado me preguntó, “¿No te sientes mal? ¿No te hace sentir triste porque todavía no te casas?”. Y me di cuenta de que en mis tempranos 30 años, mis amigos comenzaron a verme como una solterona, “Como a mujer dejada y afligida en espíritu” (3 Nefi 22:6). Les sorprendió que yo estuviera tan complacida con la felicidad de mi hermana. Estaba totalmente cautivada y no quería perderme ningún momento precioso.

Con el paso del tiempo, sin embargo, mis sentimientos se volvían más tiernos, y las fiestas tomaban otro significado. Cuando estaba en las mujeres jóvenes, imaginaba mi futuro con esposo y una familia, con ideas acerca de cómo debería preparar mi hogar y de cómo disfrutaríamos cada momento. Mis amigos de todas partes se estaban casando, y mis sueños todavía sin materializarse, me sentía abandonada y desolada. Mi vida no había sido como la había planeado. Estaba confusa y decepcionada. Creía que todo debería ser diferente a lo que era.

En los años siguientes, Estos días festivos sirvieron como recordatorios de sueños no cumplidos. Estar sola se había vuelto cada vez más doloroso durante estos días, particularmente porque no había realizado mis expectaciones, Anhelaba una Blanca Navidad con niños pequeños, un Día de Acción de gracias lleno de amigos y familia, un Día de San Valentín siendo la novia de alguien, o al menos, disfrutando un Cuatro de Julio bajo el esplendor de fuegos artificiales multicolores en una cita.

Incluso aquellos que están casados ​​y tienen todo necesario para crear divertidos días festivos, descubren que los eventos a menudo tienen un final bastante diferente de lo que habían anticipado. Yo quería que cada día festivo fuera una experiencia perfecta. Tales expectativas están destinadas a causar desilusión. Los días festivos fueron especialmente valiosos para mí porque a menudo eran los únicos días del mes en que yo, como consultor que viajaba continuamente, podía estar segura de estar en casa.

Una hermana soltera me comentó: “Odio la idea de que los matrimonios bien establecidos y los líderes del sacerdocio lean tu libro y asuman que todas las mujeres solteras esperan invitaciones para la cena de Navidad y temen el fin de semana del Día de los Caídos y el Día de la Madre. Me siento suficientemente ridiculizada”.

Los solteros no desean lastima, porque les roba su dignidad personal. Decidí escribir acerca de estos festivos porque para mí, fueron tediosos y muchas veces solitarios. Creo que, para otros, solteros o casados, este podría ser el caso. El día feriado quizás, ni siquiera podría ser el día en cuestión; Quizás sea cualquier día en que uno de nosotros necesite saludos amistosos y una mano alentadora.

 

Las mujeres solteras y el Día de la Madre

Los días festivos pueden despertar emociones relacionadas con nuestros roles eternos. El Día del Madre es uno de eso días. Este día precioso despierta en nosotras una conciencia del papel sagrado que tienen las mujeres. Puede también servir como recordatorio de los niños que todavía no tienen y también de las bendiciones que vendrán.

Como mujeres de los Santos de los Últimos Días, tenemos una convicción profunda y permanente de la familia que este día hace que algunas mujeres solteras se mantengan alejadas de la Iglesia y tengan un día en casa para reflexionar y reunirse. A menudo sentí en este día que mi vida no estaba donde yo deseaba; parecía un recordatorio de bendiciones que nunca tuve. Muchas madres, casadas y solteras, han compartido conmigo que este día es difícil para ellas también. Sienten arrepentimiento y preocupación por los niños que luchan, son rebeldes o infelices. Me di cuenta de que la maternidad es una gran bendición, pero este período de espera también fue una gran bendición.

Incluido entre los recuerdos de mi Día de la Madre tengo una experiencia muy tierna cuando me senté en la Sociedad de Socorro entre mujeres nobles y valientes a quienes amaba, y mi corazón se derritió debido a su ternura femenina. Comencé a llorar, no porque no fuera madre, sino porque mi Padre Celestial me había otorgado el don de la feminidad, y me sentí tan bendecida por ello.

La Hermana Julie Beck, Presidenta General de la Sociedad de Socorro, en su discurso de la conferencia general “Corazón de Madre” me dio un recordatorio de nuestro propósito en la tierra como mujeres: “Los roles de las mujeres no comenzaron en la tierra, y no terminan aquí. Una mujer que atesora la maternidad [y que atesora ser mujer] aquí en la tierra, atesorará la maternidad en el mundo venidero, y “Porque donde esté el tesoro de [ella], allí estará también [su] corazón” (Mateo 6:21)”. Las mujeres que atesoran la femineidad y la maternidad experimentan alegría en esta tierra debido a su perspectiva eterna. Mientras cumplen sus convenios, están invirtiendo en un futuro grandioso y prestigioso porque saben que “y a quienes guarden su segundo estado, les será aumentada gloria sobre su cabeza para siempre jamás (Abraham 3:26)”.

Durante nuestra estadía en las Filipinas, fui testigo de primera del gran poder que la fe y el amor maternal de una mujer soltera pueden ejercer. En una de mis sesiones de entrenamiento auxiliar en una sala muy humilde con pocos recursos, pregunté si alguna hermana soltera estaba presente. Una pequeña y anciana hermana dio un paso adelante. Ella medía alrededor de un metro ochenta, medía ocho centímetros, pesaba solo 90 libras, y tenía una enorme sonrisa en su rostro. Dio su testimonio sobre la alegría del servicio y sus oportunidades para enseñar y servir. Después de que la sesión terminó, muchas hermanas se apresuraron a llegar al frente de la sala para ayudarme a guardar mis materiales. Estas hermanas fueron líderes en la estaca como presidentas de la Primaria, las Mujeres Jóvenes y la Sociedad de Socorro. Rodearon a la pequeña hermana que había dado su testimonio y comenzaron a abrazarla, diciendo: “Somos sus hijos. Ella nunca tuvo sus propios hijos, pero ella fue nuestra maestra de primaria, nuestra maestra de mujeres jóvenes, nuestra maestra de la Sociedad de Socorro y nuestra amiga. Como una madre, ella nos ayudó, nos amó y nos enseñó nuestra fe. Estamos muy agradecidos por ella “.

En una Iglesia centrada en la familia, los solteros pueden sentirse descontados y desanimados. A menudo, los recursos destinados a ayudar a las personas pueden causar dolor inadvertidamente. En el libro “A single Voice”, la autora Kristen Oaks aborda preguntas tales como:

¿Qué es “lo mejor que puedes hacer” como una persona soltera en la Iglesia?

¿Hay formas de facilitar la transición de un barrio de solteros a un barrio normal?

¿Cuáles son algunas formas específicas de hacer que la vida individual sea más feliz y más satisfactoria?

¿Cuáles son algunos consejos para hacer frente a los desafíos únicos de este tipo de feriados?

¿Cuáles son las decisiones clave que los solteros deben tomar?

A Single Voiceresponde a estas inquietudes y ofrece información valiosa, reflexiones personales (incluida la historia de cortejo y matrimonio con el élder Oaks) y abundantes consejos para vivir plenamente como miembro soltero de la Iglesia.

Comentarios

comentarios

Powered by Facebook Comments

Nicolás Orellana

Traductor para El Faro Mormón

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: