Madre mormona, Mrs. México, y sus normas modestia en certamen internacional

Fuente: Deseret News
Traducción por Paula Marilaf

Para Gisel Osuna Merrifield, participar en el concurso de Mrs. Internacional no era solamente sobre vestidos y glamour. Ella lo hizo con la esperanza de hacer una diferencia, no sólo en representación de su país de origen, sino también de su fe.

En julio pasado, Merrifield, una miembro de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, compitió en el certamen internacional para las mujeres casadas como Mrs. México contra otras 69 candidatas. Las participantes eran de 21 a 56 años.

Merrifield cumplía los requisitos, pero era el propósito del concurso lo que la intrigaba más: la oportunidad de promover modelos positivos y un fuerte compromiso con la familia.

Nunca había competido en un concurso antes, Merrifield no sabía qué esperar o cómo hacer para competir.

“Sólo un día estaba buscando por diversión, y esto ocurrió”, dijo Merrifield. “Decía que estaba en Chicago en el verano, y recién nos habíamos mudado de Chicago, así que pensé que sería divertido. Tenían gente de todas partes, así que pensé, ‘Voy a ver si tienen a alguien por México. ‘”

Merrifield vivía en Mountain View, California, con su esposo, John, y su hija, Mari Skylar, pero después de haber nacido en Ciudad Cuauhtémoc, Chihuahua, México, quería representar a su país de origen.

“Decía que solo debía contactar (a la directora del desfile) para obtener más información, así que lo hice, y ella me escribió y dijo “necesitas demostrar que eres de México y tener una plataforma”, dijo Merrifield.

Como graduada de BYU-Idaho, Merrifield decidió promover la importancia de la educación para su plataforma.

“Así que apliqué y elegí una plataforma. Elegir una plataforma no era un problema. Elegí la importancia de la educación sólo porque eso siempre ha sido muy importante en mi familia. Siempre ha sido importante para mis padres. Ellos siempre trataron muy duro para que todos mis hermanos y yo pudiéramos tener una educación “, dijo Merrifield.

La aplicación también requiere a las concursantes alistar cualquier servicio a la comunidad que habían estado involucradas, por lo Merrifield fue capaz de hablar de su servicio como misionera SUD en los años 2009-10 en la Manzana del Templo en Salt Lake City.

Como una posible candidata, Merrifield también participó en entrevistas con la directora del concurso María Richardson en la que habló de su aplicación.

“Un par de meses después, me enviaron un correo electrónico y decía que había sido seleccionada como la Sra. México Internacional. Fue muy impactante”, dijo Merrifield. “Mi marido y yo hablamos de eso, y nos dijimos que sabíamos que estaba haciendo esto por diversión, pero también quería hacer un impacto en la comunidad.”

Sin embargo, después de recibir la noticia emocionante, Merrifield no respondió de inmediato. Tenía algunas preocupaciones.

“Una de las cosas que me preocupaba era las normas de vestimenta. (Richardson) mencionó en la entrevista que (ellos) eligen más o menos todos nuestros conjuntos de vestuario -. Había uno de gimnasio y luego uno formal, pero luego ella dijo que en el número de apertura todas llevan el mismo vestido “, dijo Merrifield.

“Así que yo sólo le pregunté, le dije:” Bueno,  sólo tengo que asegurarme de cómo luce el vestido …  sólo tengo un estándar de vestimenta y necesito tener los hombros cubiertos y mi espalda, y ella me dijo, ‘Bueno, el vestido es strapless, por lo que sería un problema.”

Pero en lugar de ceder, Merrifield preguntó si podía hacer alteraciones.

“Le pregunté si podía usar mangas o algo para cubrir, como una chaqueta o algo para cubrir los hombros, y ella me dijo, ‘Oh, totalmente. Nosotros no queremos que se pongan en peligro tus normas'”, dijo Merrifield. “Ella fue muy comprensiva y me permitió añadir mangas para el vestido. Así que le dije ‘OK, eso es realmente mi única preocupación.'”

Merrifield hizo hincapié en la importancia de la modestia, no sólo para ella para sentirse cómoda, sino como una manera de demostrar lo que ella cree a las demás concursantes, al público e incluso a su propia hija.

“Eso siempre ha estado en la parte superior de la cabeza, sobre todo ahora que tengo una niña”, dijo Merrifield, quien está embarazada de su segunda hija. “Yo no quiero que mis hijos vayan atrás y miren mis fotos y vean que tenía la oportunidad de ser un ejemplo y decidí no representarlo.”

A medida que el desfile se acercaba, Merrifield se esforzó para hacer el vestido tan modesto como pudo a pesar de que era un vestuario difícil de alterar. Ella también se puso en contacto con Mrs. Utah, Suzanne Plant, y la Mrs. Idaho, Randi Ritchie, que también eran miembros de la Iglesia SUD. Cuando ella les informó de sus alteraciones de vestir, ellas se sorprendieron de que había recibido permiso.

“Supongo que no nos permitieron hacer nada para el vestido, así que cuando hablé con la señora de Idaho, dijo, ‘Wow, no puedo creer que ella te dio permiso.” Así que ella dijo: “Bueno, si vas a añadir mangas, voy a añadir mangas, también! ‘”, dijo Merrifield.

Una vez que la Plant se enteró de las alteraciones, ella también hizo las adaptaciones de su vestido del número de apertura.

“Me alegré de haber preguntado, y Mrs. Idaho estaba feliz de saber que podríamos hacer eso, o al menos de que teníamos permiso para hacer eso”, dijo Merrifield.

Después de la alteración de tres vestidos, Merrifield, Plant y Ritchie obviamente destacaban entre las demás concursantes.

“Todas las demás estaban con strapless, y nosotras tres, llevábamos mangas”, dijo Merrifield. “Ellas empezaron a llegar a mí y me dijeron: ‘Oh, wow, tan bonito. ¿Por qué tienes mangas? No preguntaron quien nos dio permiso. Simplemente preguntaron por qué le agregamos mangas. Así que tuve la oportunidad de decirles que soy SUD, tengo una norma de vestir y que no me pongo vestidos strapless, que mis hombros deben estar cubiertos, y que eso es parte de nuestra religión.

“Algunas de ellas dijeron: ‘Eso es hermoso.” Fue realmente genial para mí escuchar eso de ellas, que simplemente me hicieron pensar, wow, no están juzgándome por la forma en que estoy vestida. Ellos sólo pensaron que era genial que mantuve mis normas durante toda la competencia. “

Al entrar en el concurso, Merrifield no sabía qué esperar. Mientras que Mrs. Illinois, Amy Gregario, fue galardonada con el título, Merrifield estaba feliz de que ella fue capaz de dar su mejor esfuerzo y hacer amigos. Ella lo dejó sintiéndose orgullosa de lo que logró y agradecida por la oportunidad de participar en algo que promueve una influencia positiva en el mundo.

“Me sentí bien acerca de todo. Realmente di lo mejor que pude”, dijo Merrifield. “También fue una especie de testimonio de cómo todos somos hijos de Dios. Todos tenemos pruebas en nuestra vida. Todas estas mujeres eran tan grandes y hacen grandes cosas para tratar de hacer una diferencia en el mundo. Todos estamos aquí tratando de hacer lo mejor y para ayudar a otros en el camino, no importa de la fe que somos. “

Y aunque la hija de Merrifield es todavía muy joven, sólo 18 meses, ella espera que un día su hija pueda aprender de algunas de las decisiones que su madre hizo.

“Espero que ella aprenda de que no importa dónde estemos y lo que estemos haciendo, siempre hay una oportunidad de ser un buen ejemplo de lo que somos y lo que representamos”, dijo Merrifield. “Siempre hay alguien que se beneficiará de ese ejemplo. Espero que cuando mire mis fotos, que ella entienda que mamá guardó sus normas de vestimenta en todo el certamen.”

Paula Marilaf

Diseñadora en Marilaf Diseño

Corresponsal. Traductora. Diseñadora de vestuario. Creadora de blogs de modestia en diferentes redes sociales. Sirvió en la Misión Argentina Resistencia.

Comentarios

comentarios

Powered by Facebook Comments

Paula Marilaf

Diseñadora en Marilaf Diseño

Corresponsal. Traductora. Diseñadora de vestuario. Creadora de blogs de modestia en diferentes redes sociales. Sirvió en la Misión Argentina Resistencia.

A %d blogueros les gusta esto: